Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de impresión 3D de Arcelor en Avilés es ya el tercero en producción de Europa

El sector del acero pide a las eléctricas que no intenten hacer negocio con el hidrógeno verde, la esperanza para descarbonizar las factorías

Nave de Arcelor en Avilés en la que se imprime en 3D.

Nave de Arcelor en Avilés en la que se imprime en 3D. RICARDO SOLÍS

El centro de impresión en 3D que ArcelorMittal tiene en Avilés –y que le sirve para autoabastecerse de piezas cuando las necesita– es ya el más grande de estas características que hay en España por volumen de producción, superficie instalada, tecnologías de impresión utilizadas y por la diversidad de los productos que realiza, y el tercero de Europa. Lo aseguró ayer Nicolás de Abajo, director mundial de los centros de I+D de la multinacional siderúrgica, durante un encuentro organizado por la patronal siderúrgica Unesid con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Innovación. El acto lo inauguró el presidente de la asociación, Bernardo Velázquez, que echó flores sobre el centro de innovación que la siderúrgica tiene en Asturias y sobre el trabajo que vienen desarrollando durante los últimos años De Abajo y su equipo. “El centro no es solo un orgullo para la propia Arcelor, también lo es para el sector y para España”, señaló.

“La implantación del hidrógeno verde debe hacerse con el acero, y no contra el acero”

Andrés Barceló - Secretario general de Unesid

decoration

Durante la introducción de las jornadas, el director general de Unesid, Andrés Barceló, hizo alusión a los planes que tiene el sector para subirse a la nueva ola del hidrógeno verde, fundamental para avanzar hacia la descarbonización de las factorías. Y aprovechó su intervención para mandar un mensaje a las compañías eléctricas. “Estamos convencidos de que la implantación del hidrógeno (como materia prima) se hará con el acero, y no contra el acero. Nadie quiere que las eléctricas vean un negocio en esto y que quieran que lo paguen los demás”, señaló. El sector lleva años protestando por el elevado precio de su factura de la luz. Lo que también señaló Barceló es que la industria del acero tiene un gran futuro por delante en España. “El nuestro es un material fundamental”, recalcó. Esta industria está tirando de I+D para avanzar hacia su descarbonización y para modernizar sus procesos productivos y así hacerlos más eficientes.

Eso lo sabe bien Nicolás de Abajo, que tiene bajo su mando quince centros de innovación de Arcelor (dos de ellos en Asturias y uno más en el País Vasco). Son 1.500 investigadores bajo su tutela. “Esta es una compañía que invierte mucho en innovación”, resaltó el gijonés. Agregó que la multinacional está muy interesada en el desarrollo de tecnologías que sean “rupturistas” y que, evidentemente, luego se puedan utilizar en el proceso siderúrgico.

“ArcelorMittal es una compañía que invierte mucho en innovación, especialmente en la rupturista”

Nicolás de Abajo - Director I+D ArcelorMittal

decoration

La evolución

Sin embargo, los comienzos no fueron fáciles. El centro de I+D que Arcelor tiene en Asturias comenzó a andar en 2008 con solamente cuatro investigadores y sin ni siquiera unos laboratorios propios. Ahora son 280 investigadores y en el centro de innovación que tienen en Avilés está replicado a escala todo el proceso siderúrgico, para poder ir ensayando los nuevos productos y desarrollos en un entorno que, aunque controlado, se asemeja mucho a uno real.

De Abajo también ofreció algunos datos de la composición del equipo investigador que Arcelor tiene en Asturias. La media de edad es de 36 años y el 45% de los cargos intermedios son mujeres. También le puso cifras al valor creado por la innovación generada en los laboratorios de I+D de Arcelor en España. Según sus cuentas, han creado valor para la compañía, gracias a sus innovaciones, por 60 millones de dólares (unos 50 millones de euros).

Compartir el artículo

stats