Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde al crédito para obras públicas de 30.000 millones en zonas carboneras

Asturias podrá tener acceso a más de 200 millones en préstamos y ayudas de este tercer pilar del Mecanismo de Transición Justa de la UE

Planta solar de autoconsumo en Llanera

Planta solar de autoconsumo en Llanera

Los países de la UE y la Eurocámara llegaron ayer a un acuerdo para poner en marcha una línea de crédito al sector público que espera movilizar hasta 30.000 millones de euros para ayudar a las regiones europeas más afectadas por la descarbonización, entre ellas ocho provincias carboneras españolas entre las que está Asturias. Esta Facilidad de Crédito para el Sector Público contará con 1.525 millones de euros en subvenciones del presupuesto europeo y 10.000 millones en préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

El eurodiputado socialista asturiano Jonás Fernández apuntó que a España le corresponderán cerca de 500 millones a repartir entre las provincias con plan de transición. Lo podrán presentar Asturias, León, Palencia, La Coruña, Teruel, Córdoba, Cádiz y Almería. Si Asturias se lleva la misma proporción que en los planes nacionales del carbón, podría tener acceso a más de 200 millones, calculó Jonás Fernández.

Los créditos se dirigen específicamente a entidades públicas con el fin de crear “condiciones de préstamo preferenciales para proyectos que no generan por sí mismos suficientes ingresos como para ser viables”, explicaron fuentes de la Comisión Europea. Esta financiación podrá apoyar inversiones en energía, transporte, infraestructuras, sistemas de calefacción, medidas de eficiencia energética (incluida la renovación de edificios) e infraestructuras sociales. La parte de subvención se añadirá al préstamo concedido por el BEI con el fin de reducir la carga para los beneficiarios y hacer más atractivas las inversiones. En el caso de las regiones menos desarrolladas, que tendrán prioridad para recibir financiación, la subvención podría equivaler a hasta el 25% del préstamo. Con este sistema, la UE prevé generar inversiones adicionales para movilizar en total entre 25.000 y 30.000 millones de euros en inversiones públicas durante los próximos siete años.

La Facilidad de Crédito es el tercer pilar del Mecanismo de Transición Justa –diseñado para ayudar a las regiones de la UE que encontrarán más dificultades para acometer la transición energética– junto con el Fondo de Transición Justa (40.000 millones de euros de ayudas directas para proyectos, de los que 869 le corresponden a España) y una partida destinada a créditos a inversiones privadas dentro del programa InvestEU (1.800 millones de euros).

“Suavizando el coste de la transición, ayudaremos a que la UE en su conjunto cumpla su objetivo de neutralidad climática en 2050”, señaló la comisaria europea de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, que ayer participó en la inauguración de la Semana Virtual de las Regiones del Carbón .

Compartir el artículo

stats