Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro Felguera sigue pendiente de la negociación entre la banca y la SEPI

La acción se dispara a dos días de que acabe el plazo y a la espera de lo que decidan los bancos

Sede de Duro Felguera en el parque tecnológico de Gijón.

Sede de Duro Felguera en el parque tecnológico de Gijón.

La banca acreedora de Duro Felguera sigue negociando condiciones para acceder a refinanciar y reestructurar la deuda de la compañía, por lo que la operación –que es vital y determinante para que se materialice el rescate público de la ingeniería, ya aprobado por el Consejo de Ministros– sigue aún en riesgo aun cuando en el sector financiero se percibe la voluntad de hallar soluciones que permitan desbloquear la situación.

Por primera vez está habiendo interlocución directa entre los acreedores y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), señalaron ayer fuentes financieras. La consecución de un entendimiento sobre algunas condiciones pendientes de despejar es urgente, dado que el posible acuerdo debe pasar aún por los comités de riesgo de los seis bancos involucrados (Santander, Sabadell, Caixabank, BBVA, Banco Cooperativo y Liberbank) y porque este viernes se agotará la prórroga de un mes que, “con carácter excepcional”, otorgó la SEPI el pasado 30 de marzo a las partes para que se pongan de acuerdo. Medios conocedores sobreentienden que, en principio, y salvo sorpresa, no habrá más oportunidades y que el tiempo final se está consumiendo.

A Duro Felguera, con tensiones de liquidez y en situación patrimonial negativa tras haber perdido 171,6 millones el año pasado, la solución también le urge. En su comunicación al mercado el pasado febrero de sus últimos resultados anuales, la sociedad ya avanzó que, sin rescate, tendría “graves problemas para mantenerse en funcionamiento”.

La prórroga de un mes concedida por la SEPI tuvo por finalidad dar una última oportunidad a las partes para encontrar un punto de encuentro. El Consejo de Ministros aprobó el 9 de marzo rescatar a Duro con 120 millones, de los que se desembolsará de modo inmediato un primer tramo de 40 millones una vez que la banca eleve a definitivo el preacuerdo de refinanciación alcanzado el 6 de marzo. Este preacuerdo fue requisito para que el Gobierno llevase el auxilio de Duro al Consejo de Ministros tras su aprobación previa por el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas. Pero tres semanas después de la decisión del Consejo de Ministros, y a la vista de que el acuerdo financiero no había sido firmado, se otorgó la prórroga que vence pasado mañana. Y sin un compromiso vinculante de la banca para refinanciar y reestructurar la deuda financiera de Duro y para otorgarle una línea de avales (de los que el grupo carece desde 2016) para que pueda aspirar a nuevos contratos, la SEPI no aportará los recursos comprometidos.

La banca considera que ha habido modificación de condiciones en el rescate, toda vez que de los 120 millones comprometidos por el Estado, 30 millones lo iban a ser como capital, 70 como préstamos participativos y 20 millones como préstamo ordinario, mientras que el Consejo de Ministros dejó abierta la opción de que los 30 millones se canalizaran también como préstamo participativo y no mediante la compra de acciones si antes no se involucraba un accionistas privado por un importe superior a 30 millones. La banca considera que esta segunda alternativa modifica el esquema y altera el riesgo de la banca.

En el sector público se asegura que lo aprobado en el Consejo de Ministros es lo que siempre se había hablado y que no ha habido cambios. El Gobierno ya accedió a ampliar el rescate de los 100 millones que pidió Duro en julio a los 120 millones que reclamó en diciembre y la aseguradora de mayoría estatal Cesce aceptó asumir el 70% del riesgo de los avales que otorgue la banca a Duro en vez del 50% que se había hablado inicialmente. La banca también redujo el volumen de avales de los 100 millones solicitados por Duro a 80 millones.

La Bolsa sigue apostando a que habrá acuerdo con la banca y dando por hecho que el rescate de la compañía por el Estado se materializará. Ayer las acciones de Duro se dispararon al alza por segunda sesión consecutiva, con una subida del 7,22%. La cotización cerró en 1,114 euros por título.

Compartir el artículo

stats