Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis aviva los intentos de fraude de los asturianos a las compañías de seguros

La mayoría de los engaños corresponden a accidentes fingidos o exagerados por choques en rotondas y a falsos siniestros en casa durante el confinamiento

Los accidentes intencionados, una forma de fraude al seguro.

Getty Images

La crisis avivó los intentos de fraude de los asturianos a sus compañías de seguros durante el año pasado 2020. Los engaños más frecuentes consistieron en simular, o exagerar, accidentes de tráfico o en denunciar falsos siniestros en casa durante el confinamiento. Así lo señala el llamado II Mapa del Fraude en España, elaborado por la multinacional aseguradora AXA, y que avisa que con el aumento del paro estos engaños van a ir a más. Ya ocurrió así en los años posteriores de la Gran Recesión que se desencadenó en 2008, y está volviendo a pasar. Las aseguradoras asturianas vienen percibiendo desde hace meses que esos intentos de fraude cotizan al alza y que, además, se están incrementando los que tienen una cierta sofisticación, los que están bien organizados. Los que son cometidos generalmente por bandas, muchas veces apoyados por expertos en leyes que saben como sortear los controles.

Muchas personas se ven tentadas a defraudar por las dificultades económicas, dicen las aseguradoras

decoration

Tirando de números, el estudio apunta que de todos los expedientes que tuvieron que manejar las aseguradoras durante el año pasado en la región el 1,98% fueron detectados como fraudulentos. El porcentaje está ligeramente por debajo de la media nacional (2,21%) y alejado del de otras regiones donde el incremento del paro ha sido mayor que en el Principado, como Andalucía (3,41); Murcia (3,18) o la Comunidad Valenciana (2,57).

De hecho, las empresas del sector achacan la subida de estos intentos de fraude directamente a las dificultades económicas por las que atraviesan muchas familias debido al fuerte incremento del paro. El director de siniestros de AXA en España, Arturo López-Linares, considera que “aunque la inmensa mayoría de los clientes son honestos, sabemos que algunas personas que atraviesan dificultades económicas pueden verse tentadas a cometer un fraude al seguro, algo que, debido a las técnicas periciales es hoy más difícil que nunca”. Paradójicamente, algunas de las comunidades más pobladas –como Madrid, Cataluña y País Vasco– son las que tienen también menores tasas de intentos de engaño.

Los defraudadores suelen aprovechar tormentas para generar falsos siniestros en el hogar o comercios

decoration

Reinerio Sarasúa, presidente del Colegio de Mediadores de Seguros de Asturias, señala que “las crisis agudizan el ingenio de la gente y los casos de fraude también. Personas que en un momento no pensarían en defraudar, se ven tentadas a hacerlo para evitar un contratiempo económico que no pueden afrontar”. Los mayores porcentajes de fraude se centran en la rama que las aseguradoras definen como auto, es decir, aquella relacionadas con el tráfico. A las empresas les preocupa que para estos casos hay ya auténticas bandas organizadas, muy profesionalizadas que se dedican a intentar a engañar a los seguros. Aunque, el informe de AXA apunta a que durante estos últimos años las empresas del sector han realizado un gran esfuerzo –económico y tecnológico– para luchar contra estas bandas, y los esfuerzos están dando sus resultados. Sarasúa añade que “las compañías cada vez invierten más en la detección del fraude. De hecho, por cada euro que invierten recuperan 48, cada vez tiene más influencia el ‘big data’ (el análisis de los datos) y la tecnología, cruzando datos y acudiendo a información existente que puede contradecir lo declarado en el siniestro”. En las siguientes líneas se recogen algunos de los intentos de engaños más usuales que detectan las aseguradoras.

Loading...

Accidentes en carretera. Las empresas del seguro de la región aseguran que los accidentes falsos en rotondas son los que se llevan la palma en el ranking de intentos de fraude. Operan de la siguiente forma. El coche de los estafadores circula por el carril exterior de una glorieta a la espera de una víctima que vaya por el interior, cuando éste último intente tomar una salida allí estarán los cacos para interponerse y provocar un accidente leve que se encargarán de exagerar. Para conseguir que el fraude fragüe suelen contar con la mano amiga de un abogado que les consigue un parte de lesiones y les ayude durante todo el proceso.

Siniestros falsos en casa. Lo que sí que han notado las empresas del sector es un notable incremento de los intentos de fraude en el hogar. El 2020 fue el año del confinamiento duro en España, que se prolongó durante casi tres meses. Entre las prácticas más habituales están la de presentar facturas falsas a la hora de indemnizar un siniestro que haya tenido lugar en casa o aprovechar algún suceso climatológico –como una tormenta– para generar siniestros falsos, generalmente simulando que un electrodoméstico o un ordenador se ha “quemado” debido a una supuesta bajada de tensión achacable a un temporal.

Inundaciones en comercios. Ligado con los casos descritos antes, las aseguradoras detectaron también un incremento de los intentos de fraudes en comercios alegando inundaciones debido a fenómenos meteorológicos. Durante el año pasado hubo grandes borrascas que peinaron varias comunidades autónomas, entre ellas Asturias, lo que avivó estos intentos de engaño.

Compartir el artículo

stats