DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Giro en la guerra comercial del acero: la UE y EE UU negocian aliarse frente a China

Europa desactiva su respuesta al arancel estadounidense que afecta a Arcelor en Asturias al plantear el Gobierno de Biden una salida dialogada

Alambrón de ArcelorMittal listo para ser embarcado en el puerto de Avilés. | Miki López

Alambrón de ArcelorMittal listo para ser embarcado en el puerto de Avilés. | Miki López

La guerra comercial del acero, que afecta a las plantas siderúrgicas asturianas, ha dado un giro de 180 grados. La Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EE UU) han acordado una tregua en su batalla arancelaria y negociarán cómo hacer frente conjuntamente al exceso de capacidad de producción global de acero, que está provocado principalmente por China.

La UE y EE UU han acordado iniciar conversaciones para poner fin a su disputa por los aranceles del 25% al acero y del 10% al aluminio aplicados desde 2018 por Washington. Estos aranceles aprobados por el Gobierno de Donald Trump –que afectan también a Canadá y México– impactaron de lleno sobre las exportaciones de alambrón a Estados Unidos desde las plantas de ArcelorMittal en Asturias y, además, provocaron indirectamente una mayor presión sobre el acero europeo al desviarse hacia la UE producción que encuentra dificultades para entrar en Estados Unidos con las medidas proteccionistas.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis; la representante de Comercio de Estados Unidos, Katherine Tai, y la secretaria de comercio estadounidense, Gina M. Raimondo, anunciaron ayer en un comunicado conjunto el inicio de las “discusiones para abordar el exceso de capacidad global de acero y aluminio”. En una reunión telemática celebrada la semana pasada acordaron “trazar un camino que acabe con las disputas en la Organización Mundial del Comercio (OMC) tras la aplicación por parte de EE UU de aranceles” a las importaciones europeas de acero y aluminio. Ambas partes buscarán abordar las “preocupaciones comunes” sobre el exceso de capacidad y el “despliegue de soluciones efectivas, incluyendo las medidas comerciales apropiadas” para preservar sus industrias.

Para crear un entorno de diálogo, ambas partes acordaron evitar cambios en aquellos temas que afectan negativamente al comercio bilateral, por lo que la UE suspenderá temporalmente la aplicación de una segunda tanda de “medidas de reequilibrio” en repuesta a los aranceles estadounidenses que iban a entrar en vigor el próximo 1 de junio y que se iban a sumar a los aplicados al bourbon, la mantequilla de cacahuete, los arándanos y el zumo de naranja. “Esto nos da espacio para encontrar soluciones conjuntas a esta disputa y abordar el exceso de capacidad global”, señaló Dombrovskis en una red social, mensaje que de inmediato “retwitteó” ArcelorMittal en su cuenta oficial. No obstante, la multinacional no quiso ayer valorar la nueva dirección que han tomado las relaciones comerciales entre EE UU y la UE vinculadas al acero.

El objetivo de Bruselas y Washington es iniciar las discusiones “sin demora” para encontrar soluciones “antes de finales de este año”, según indicaron en el comunicado conjunto

La relación UE-EE UU

La relación comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos se deterioró durante el mandato del republicano Donald Trump y con la llegada a la Casa Blanca del demócrata Joe Biden ambas partes se han mostrado dispuestas a suavizar las tensiones y volver a estrechar lazos comerciales. En el comunicado de ayer, la UE y EE UU subrayaron que el exceso de capacidad global está “impulsado en su mayor parte por terceras partes” y que las distorsiones que este genera “plantean una seria amenaza para las industrias del acero y aluminio de la UE y EE UU”. “Como aliados y socios, que comparten intereses de seguridad nacional similares, como economías de mercado democráticas, EE UU y los Estados de la UE pueden asociarse para promover altos estándares, abordar preocupaciones comunes, y hacer responder a países como China que apoyan políticas que distorsionan el comercio”, afirmaron.

Compartir el artículo

stats