DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asla crea filiales en varios países y prevé adquirir empresas en el extranjero

La compañía empieza a suministrar a la industria automotriz | El grupo desarrolla un proyecto de hidrógeno en León que luego replicará en Lena

Las instalaciones de la planta de Asturiana de Laminados.

Las instalaciones de la planta de Asturiana de Laminados.

Asturiana de Laminados (Asla), la compañía de Lena fabricante de bobinas de zinc prepatinado y laminado en frío, así como chapas de este metal cortadas a medida, ha constituido en Florida (EE UU) su primera filial en el extranjero y trabaja en la próxima creación de otras dos en las cercanías de París (Francia) y en Düsseldorf (Alemania). Se trata de compañías comerciales participadas bajo la hegemonía accionarial de la sociedad matriz asturiana y con participación minoritaria de socios locales conocedores del mercado y con cartera de clientes.

Esta proyección internacional, que se suma a la presencia del grupo en 44 países mediante exportaciones, vivirá un nuevo impulso con la posible adquisición a medio plazo de sociedades extranjeras fabricantes de gamas de producto complementarias de las que fabrica Asla en Lena.

La posible adquisición de competidores en el exterior es uno de los objetivos, junto con la amortización y refinanciación de deuda y el crecimiento orgánico con filiales de nueva creación en otros países, de la emisión de bonos que ASLA ha puesto en marcha en Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) para captar 50 millones. La colocación está dirigida fundamentalmente a inversores institucionales.

Asla, que cotiza en Bolsa desde 2017 a través del mercado alternativo bursátil BME Growth (antes denominado MAB), es la tercera compañía europea en su área de negocio por volumen de producción tras un competidor francés y otro alemán, y la primera del continente por la amplitud y diversidad de su gama de productos terminados tanto en acabados como en formatos y colores.

La compañía, muy focalizada hasta ahora en elaborar productos para el sector de la construcción, ha iniciado el suministro a la industria de componentes de automoción en EE UU y tiene perspectivas para replicar esta línea de negocio en Canadá y México, entre otros mercados. La elevada carestía del cobre juega a favor del zinc, más barato y que también se comporta como un buen conductor de electricidad.

La entrada en el sector automovilístico exige homologaciones muy rigurosas y procesos de certificación muy lentos y selectivos.

El grupo también es proveedor de la industria automotriz española. La sociedad Latem Aluminium, participada por Asla, y que afincó en Castilla y León por haber encontrado dificultades para implantarse en Asturias, ya suministra para el sector automovilístico lingotes de aluminio obtenido en su fábrica de Villadangos del Páramo (León) mediante segunda fusión a partir de chatarra y laminado por terceros hasta que en 2022 entre en operación la planta laminadora propia que está levantando el grupo en  Villabrázaro (Zamora). La producción de Villabrázaro recibirá el pintado final en la línea acabadora de Lena.

Hidrógeno. El grupo está desarrollando un proyecto de investigación para producir hidrógeno verde (el obtenido con energías renovables) en la planta de Latem Aluminium en León para su autoconsumo en los hornos de fundición y reducir así progresivamente la dependencia del gas natural. Con ello pretende abaratar la factura energética, reducir los costes por la compra de derechos de emisión de CO2 e introducir en el mercado el “aluminio verde”. Los electrolizadores operarán con la energía aportada por placas fotovoltaicas. La pretensión es que la experiencia de Latem Aluminium en León se traslade posteriormente Asturias con la producción de hidrógeno en la fábrica de Asla en Lena.

Asla, presidida por Macario Fernández , prevé facturar este año el 20% más y acercarse a los 100 millones de euros. Asla tiene 140 empleos en Lena y Latem, 60 en Villadangos.

Compartir el artículo

stats