Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Es imposible esquivar el tarifazo de la luz”, critican en tintorerías y peluquerías asturianas

Los pequeños negocios intensivos en consumo eléctrico tienen el grueso de su actividad en las horas punta: “no podemos trabajar a tres turnos”

Javier Fernández, en su tintorería de Lugones.

Javier Fernández, en su tintorería de Lugones.

Javier Fernández, propietario de una tintorería de Lugones, recibió ayer por la mañana el informe que le ha elaborado su asesoría energética con los pasos a seguir para adaptar la actividad de su negocio, intensivo en consumo eléctrico, a la nueva factura de la luz con horas punta, llano y valle. Antes de que entraran en vigor las nuevas franjas horarias, ya tenía una estrategia. Había determinadas máquinas que sólo se activaban por las tardes. “Ahora tenemos mucha menos flexibilidad. Somos un pequeño negocio y el trabajo se concentra en las horas de atención al público, que son precisamente las que se han considerado punta. No podemos plantearnos trabajar a tres turnos y planchar por las noches”, señala Javier Fernández.

En las peluquerías, donde los secadores y las planchas de pelo nunca se enfrían, ocurre lo mismo. “Nos perjudica muchísimo la nueva factura de la luz. Es un abuso. Las horas punta son nuestras horas de trabajo y no habrá forma de esquivar el tarifazo porque no podemos prescindir de los secadores”, afirma Jorge Rodríguez, que regenta una peluquería en El Berrón.

Peluquerías y tintorerías son pequeños negocios intensivos en consumo de electricidad en los que hay temor a que las nuevas tarifas provoquen un cortocircuito en la actividad. “Hay mucha preocupación en el sector”, coinciden en afirmar tanto Javier Fernández como Jorge Rodríguez, que están en permanente contacto con otros empresarios de sus sectores porque el primero es presidente de la Asociación de Tintorerías Artesanas de Oviedo y el segundo de la Asociación de Empresas de Peluquería del Principado de Asturias (ASEPEPA).

Discriminación horaria

La factura energética es clave en la rentabilidad de estos negocios. “En mi caso, con la potencia que tengo que contratar por las máquinas que utilizo en la tintorería, ya pago fijos 120 euros mensuales y esa base aumenta en función del consumo. Teníamos unas pautas para evitar que la factura se disparara pero con los cambios, que lo hacen todo más complejo, ya no nos valen”, apunta Javier Fernández.

Los consumidores que ya tenían discriminación horaria son los más perjudicados por la factura con nuevos tramos horarios . Ocurre en los negocios, pero también en los hogares. Con la plancha industrial, pero también con la doméstica.

Poner en marcha un electrodoméstico en hora punta en una vivienda con la tarifa regulada costaba ayer, de media, un 40% más que una semana antes debido al encarecimiento de la luz y a la entrada en vigor de la nueva factura eléctrica. Según datos de Selectra, empresa especializada en la comparación de tarifas de energía y telecomunicaciones, y siempre para el caso de los hogares acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), el coste de poner cualquier electrodoméstico en horas valle (las más económicas) es un 16% mayor que hace una semana. Concretamente, y siempre según sus cálculos, poner una lavadora costaba ayer 47 céntimos en las horas punta, 28 en las llano y 22 en las valle, incluidos los impuestos (tributo eléctrico e IVA). En cambio, hace una semana, antes de que el martes entrara en vigor el nuevo sistema tarifario –y con discriminación horaria– poner la misma lavadora costaba 33 céntimos en hora punta y 19 céntimos en hora valle (no existía la hora llano).

En el caso de otros electrodomésticos, como el horno, la subida es del 37,8% en horas punta y del 20% en horas valle. Poner el lavavajillas cuesta un 41,3% más en horas puntas y un 18,75 % más en valle; la secadora un 37,03% y un 13,3%, respectivamente, y el aire acondicionado, un 36 % y un 14%.

Esta subida está muy influida por el alza en el mercado mayorista de la electricidad, que cerró mayo con un precio medio de 67,12 euros el megavatio hora, un 3,12% más alto que en abril y un 70% superior a la media de este mes en los últimos cinco años, tras alcanzar la cifra más alta de mayo desde que hay registros.

Compartir el artículo

stats