Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La contratación laboral batirá récords este verano en Asturias gracias al turismo

Responsables de empresas de recursos humanos vaticinan un gran tirón del empleo en los servicios, pero también en la industria y en el ladrillo

Ambiente de terrazas en Oviedo.

Ambiente de terrazas en Oviedo. Irma Collín

La mejora de las cifras de la pandemia gracias al rápido proceso de vacunación y la consecuente recuperación económica hará que las contrataciones laborales durante este verano asturiano –que en lo meteorológico le está costando arrancar– sean “espectaculares”. De récord. Y en cifras nunca vistas. La predicción la hacen los responsables de las empresas de recursos humanos de la región que están viendo cómo el trabajo se les está acumulando de forma considerable durante estas últimas semanas. Hay necesidad de personal para alimentar a la hostelería y para volver a nutrir las plantillas de los hoteles, que se preparan para volver a recibir a turistas. Pero no solo de los servicios come la economía asturiana. La industria y la construcción también demandan mano de obra especializada, cada vez con mayor fuerza e intensidad.

A continuación, se recogen algunos de los principales hitos que alcanzará el mercado laboral asturiano durante los próximos meses, según el pronóstico de los responsables de las compañías de recursos humanos.

El verano tirará de la contratación.

Ahora de primeras, lógicamente, serán la hostelería y la hotelería las actividades que tiren del carro de la contratación laboral en la región. Lo harán a borbotones. Sin miramientos. “Si los datos de la pandemia se mantienen estables la recuperación laboral será espectacular, sobre todo en sectores como la hostelería, la hotelería, el transporte, la alimentación y los servicios en general”, asegura Miguel Morán, máximo responsable del grupo de recursos humanos RhoGroup. No obstante, Kike Riesgo, socio director de Fida Consultores, es algo más prudente y agrega que “resulta complicado hacer previsiones” por la “precaria situación en la que llegan los empleadores tras más de un año de travesía por el desierto”. Más optimista, José Luis Álvarez, de Recursos Más Humanos y antiguo director de empleo regional, aventura que el verano será de récord de contrataciones laborales. “Asturias ha mantenido una imagen de región saludable, por lo que tendremos un crecimiento importante del empleo”, agrega.

La industria y la construcción, al alza.

Tanto la actividad industrial como el ladrillo llevan un tiempo dando muestras de recuperación, tras la parálisis del coronavirus. “La actividad metalmecánica, sobre todo la relacionada con la fabricación de piezas de coches, está operando a ritmos muy altos. También toda aquella que trabaja en la fabricación de torres eólicas o soportes fotovoltaicos, que están evolucionando francamente bien”, asegura Morán, “el problema está con los efectos que pueda tener el parón energético (con todo lo relacionado con la descarbonización), porque en este apartado Asturias que era una locomotora ha quedado descafeinada y los nuevos proyectos no terminan de arrancar”. José Luis Álvarez asegura que estos dos sectores se están “reencontrando con las viejas dificultades, previas a la pandemia, para encontrar perfiles cualificados tanto en sus ocupaciones tradicionales (de soldadores a encofradores) y en aquellas que tienen que ver con la tecnología, la innovación y la comercialización”. A lo que Kike Riesgo agrega que la construcción “es uno de los sectores en crecimiento con demanda insatisfecha de profesionales para trabajar este verano y con dificultad para su cualificación exprés”.

¿Qué pasará tras el verano?

La resaca de las contrataciones veraniegas no tiene por qué ser traumática en el otoño, gracias a que la industria y la construcción amortiguarán el empleo temporal que se pierda en los servicios. José Luis Álvarez vaticina que “la tendencia de crecimiento del empleo continuará y se prevé que continúe con fuerza durante 2022. Veremos incrementar las ofertas en todos los sectores”. Lo mismo opina Kike Riesgo que asegura que tras el verano llegará la calma. “Habrá ya una estabilización similar a la de 2019”, dijo. Mientras que Miguel Morán ponte tres condiciones: si la pandemia evoluciona bien, si el proceso de descarbonización se realiza con alternativas y si se aprovechan bien los próximos fondos europeos “el despegue puede ser espectacular”. Aunque con incógnitas como la de qué pasa con los trabajadores que aún está en ERTE o con los pequeños comercios, en el alambre por la amenaza de las ventas online, dice.

El campo, el único sector en el que sube el desempleo en el último año

La agricultura y la pesca –o lo que se conoce como el sector del campo– fue el único en el que el desempleo creció durante el último año, según las últimas cifras del Servicio Público de Empleo. El campo sumaba en mayo 1.575 desocupados, que son un 8,92% más que en el mismo mes del año anterior.

La industria necesita soldadores, encofradores y especialistas en I+D

La industria asturiana va remontando el vuelo y comienza a estar otra vez escasa –como antes de la pandemia– de algunas ocupaciones especializadas como la de soldador o encofrador. También están muy cotizados en el sector todos aquellos perfiles que están relacionados con la innovación, la investigación y con las ventas.

La construcción asturiana se reconstruye con intensidad

La construcción es uno de los sectores que mejor se ha reconstruido tras la crisis del coronavirus y que está demandando trabajadores con urgencia para poder seguir creciendo. Tiene urgencias en casi todos los puestos. Por ejemplo, hay una altísima demanda para puestos relacionados con las reparaciones, las reformas y la edificación.

Los heterogéneos servicios demandan camareros e informáticos

El complejo sector de los servicios –que engloba desde la hostelería hasta las labores de asesoría– demanda con urgencia camareros, personal de cocina y de hotel para atender la creciente demanda turística. Pero, dada su heterogeneidad, también precisa de informáticos para culminar la transformación digital regional.

Compartir el artículo

stats