Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria recibirá 100 millones más para compensar el coste de CO2 y la subida de la luz

Empresas electrointensivas y Principado valoran la “sensibilidad” del Gobierno | Ribera no descarta eliminar provisionalmente impuestos para bajar la factura

La industria recibirá 100 millones más para compensar el coste de CO2 y la subida de la luz

La industria recibirá 100 millones más para compensar el coste de CO2 y la subida de la luz

Con el precio de la luz por las nubes, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció ayer que dotará con 100 millones de euros “adicionales” la compensación a la industria por los costes indirectos de CO2. El incremento de esa ayuda –que se había quedado en 79 millones para este año tras detraerse 30 en la negociación presupuestaria para favorecer al PNV– era una de las principales demandas de las grandes fábricas electrontensivas, con fuerte presencia en Asturias, y de la Alianza por la Industria liderada por el Gobierno del Principado. Además, Ribera señaló que el Gobierno “no descarta” suspender provisionalmente la aplicación del impuesto sobre la generación de la electricidad del 7% para favorecer una rebaja de la factura a empresas y a hogares.

El mercado mayorista de la electricidad está registrando esta primavera precios que rozan el máximo histórico –para hoy se prevé que el precio del megavatio hora cueste una media de 93 euros– y ante esta situación la ministra Ribera señaló ayer en el Congreso, en respuesta a un interpelación del PP, que el Gobierno es “sensible” a esa situación y está trabajando en acciones “coyunturales” para bajar el precio de la luz como complemento a las medidas en curso para reformar el sistema eléctrico –que aún tardarán meses en hacerse efectivas–.

Así, Ribera anunció que “no se descarta” la posibilidad de suspender “temporalmente” el impuesto del 7% a la generación, lo que permitiría abaratar el recibo para el conjunto de los consumidores. “Adoptaremos las medidas provisionales que hagan falta”, aseguró. Y como medida específica para que la industria no pierda competitividad, la ministra para la Transición Ecológica anunció que “junto al Ministerio de Hacienda y al Ministerio de Industria dotaremos con 100 millones de euros adicionales la compensación para hacer frente a los costes del CO2 en el sector industrial”.

El pasado mes, cuando los precios de la electricidad en el mercado mayorista aún no habían alcanzado los niveles actuales, Ribera había afirmado que no estaba previsto aumentar los 79 millones para el CO2 incluidos en los presupuestos generales del Estado pese. “Es lo que hay”, había afirmado a pesar de que la cuantía es muy inferior a la que aportan los Gobiernos de Alemania o Francia y a que la Comisión Europea y la propia ley de Cambio Climático permiten elevar la cuantía hasta el 25% del dinero recaudado en las subastas de derechos de emisión, lo que situaría la partida por encima de los 250 millones. Ahora, con el precio de la luz en las nubes, sí está dispuesta a incrementar la compensación y ayer anunció que se trabaja en la petición de un crédito de 100 millones, con lo que la cuantía del CO2 a repartir entre la gran industria, con fuerte presencia en Asturias, se elevaría a 179 millones.

Es un avance significativo, un paso en la buena dirección y una muestra de la sensibilidad del Gobierno hacia nuestra industria. Ese es el camino que hay que seguir y animamos al Gobierno a continuar emulando las prácticas de nuestros competidores”, señaló Fernando Soto, director general de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía, a la que pertenecen compañías con fuerte peso en Asturias como ArcelorMittal o Asturiana de Zinc. Otras patronales, como la siderúrgica Unesid, prefirieron no valorar la medida “hasta que se confirme” puesto que otros anuncios realizados anteriormente, como el de destinar 91 millones de fondos europeos “se han evaporado”.

Fuentes del Gobierno de Asturias señalaron que la propuesta de Ribera “es una buena noticia que favorecerá la competitividad de las empresas asturianas” y añadieron que tanto el presidente Adrián Barbón como el consejero de Industria, Enrique Fernández, habían solicitado ese aumento y es una demanda compartida de todas las fuerzas políticas, sindicales y empresariales que han suscrito la Alianza por la Industria. “Es, a todas luces, una muy buena señal que demuestra que el Gobierno de España es sensible al impacto de la cotización del CO2 en el tejido productivo, y en particular en las industrias electrointensivas”, valoró el Ejecutivo autonómico. “Confiamos que el año próximo la dotación presupuestaria alcance el tope máximo previsto en la Ley de Cambio Climático”, añadió.

Compartir el artículo

stats