Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La siderurgia pide una regulación que le permita transformarse como las eléctricas

ArcelorMittal no desvela aún a los sindicatos qué vía tiene previsto tomar para descarbonizar su producción en las fábricas asturianas

Factoría de ArcelorMittal en Gijón.

Factoría de ArcelorMittal en Gijón. EP

“La industria siderúrgica reclama un marco regulatorio que permita invertir, competir y prosperar”. Lo afirmó ayer el presidente de la patronal Unesid, Bernardo Velázquez, que demandó el respaldo del Gobierno al sector del acero para afrontar una transición ecológica con un marco que se equipare al que ya tienen las empresas energéticas. La llamada la hizo durante la junta general de Unesid y llega en un momento en el que empresas como ArcelorMittal tiene que decidir qué tipo de inversiones realiza para descarbonizar su producción en Asturias. Sobre la mesa hay dos alternativas, una pasaría por usar hidrógeno verde para fabricar acero y la otra supondría sustituir la actual acería de Gijón por una eléctrica, lo que pondría en entredicho la necesidad de que haya dos hornos altos alimentando a los talleres que la siderúrgica tiene en el Principado.

Bernardo Velázquez destacó que “la transición ecológica y digital no es gratis, habrá que pagar las inversiones en generación de electricidad renovable, en hidrógeno y en nuevas redes de distribución”. Y recalcó: “No habrá transición industrial ni descarbonización sin el acero”.

El cónclave de empresarios siderúrgicos –que se celebró en Madrid de forma semipresencial– sirvió para lanzar un mensaje de optimismo. Los efectos de la pandemia ya han quedado atrás. Y también para reivindicar que los fondos europeos que están por llegar sean una palanca de cambio. Velázquez agradeció la labor de los eurodiputados en la negociación del acuerdo para la llegada de este dinero. En el acto participaron Dolors Montserrat, del grupo Popular Europeo; y los asturianos Jonás Sánchez, del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, y Susana Solís, del grupo Renew Europe por Ciudadanos.

Por otro lado, ArcelorMittal continúa sin desvelar cuáles son sus planes para “descarbonizar” sus plantas asturianas. La multinacional celebró ayer una reunión en Madrid con los representantes sindicales en la que se esperaba tratar este asunto, pero no fue así. Al menos, no del modo que esperaban los representantes de los trabajadores. Las centrales criticaron que la multinacional solo se centró durante el encuentro en cuestiones muy generales y no habló de proyectos concretos, ni de cuál de las dos vías que tiene en estudio para producir acero “más verde” en Asturias ha elegido. Evidentemente, tampoco se habló de los posibles efectos que la descarbonización pueda tener sobre las plantas asturianas de la multinacional. “Son todo castillos en el aire, no hay nada concreto, salimos frustrados de la reunión y preocupados porque parece que la compañía no tiene las ideas muy claras de por dónde va a tirar”, aseguró José Manuel Castro, secretario general de CC OO en ArcelorMittal.

Compartir el artículo

stats