Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La I+D asturiana cumple los 30

Barbón pone al Parque Tecnológico como ejemplo de pólítica empresarial “de luces largas” que pretende emular

Adrián Barbón asegura que el Principado reforzará su apuesta en I+D+i con el objetivo de situarse a la vanguardia tecnológica VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

El 25 de junio de 1991 el entonces presidente del Principado, Pedro de Silva, inauguró el Parque Tecnológico de Asturias, ubicado en Llanera. Era una erial en el centro de una región en reconversión. Ese mismo año acabó con el encierro del pozo Barredo. La cuenta atrás del carbón ya estaba iniciada y las siglas I+D+i aún no sumaban. Treinta años después, en el Parque Tecnológico conviven 147 multinacionales, pymes, microempresas y “startups” que dan empleo a cerca de 2.500 personas, el 43% de ellas tituladas universitarias. “Probablemente, esta instalación sea hoy más valorada que en 1991, pero ese es uno de los costes previsibles cuando se trabaja a medio y largo plazo y no para el titular del día siguiente”, señaló Adrián Barbón, presidente del Principado, que ayer visitó el Parque para conmemorar su 30 aniversario.

Barbón apuntó que al igual que en 1991, Asturias afronta otro momento de transformación económica y que proyectos como el del Parque Tecnológico son caminos a seguir. “A mi Gobierno le toca arriesgarse a hacer política útil, de luces largas, que se anticipe a los cambios y prepare el porvenir. En ese propósito, la apuesta decidida por la I+D+i ya no es sólo un compromiso electoral, es un deber con el futuro de Asturias”, afirmó Barbón acompañado por los consejeros de Industria y de Ciencia, Enrique Fernández y Borja Sánchez, respectivamente, y el alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, y ante una veintena de representantes de empresas instaladas en el Parque.

Las medidas

Esa apuesta por la I+D+i consiste en la creación de la Agencia Regional de Innovación; el fomento de centros de I+D en las propias empresas (Barbón destacó que en el último año se respaldaron seis nuevos que movilizaron 12 millones de euros); el aumento de personal dedicado a investigación y desarrollo a través de convocatorias de ayudas predoctorales y postdoctorales y programas de atracción y retención del talento; la puesta en marcha de consorcios público-privados y el respaldo a la innovación mediante las líneas de apoyo del Idepa.

La directora del Idepa, Eva Pando, guió a Barbón por la pequeña exposición que recoge los hitos del desarrollo del Parque Tecnológico de Asturias. Desde la compra de los terrenos por parte del Principado a la sociedad estatal SEPES en 1986 hasta su configuración actual como motor tecnológico de la región. “De las 147 empresas que hay la mayoría son microempresas pero el 43% del empleo se concentra en las grandes”, señaló Pando.

Acto seguido, la comitiva visitó las instalaciones de la compañía de iluminación Normagrup, una de las primeras en instalarse en el área empresarial en 1986 y que cuanta con más de cien empleados.

Compartir el artículo

stats