Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Zapico Reelegido secretario general de CC OO de Asturias

“Lo que necesita la industria asturiana son decisiones en el Consejo de Ministros”

“Dijimos que sin carbón se perdía soberanía energética y la realidad nos da la razón con la subida de la luz” | “Con Feito nos entendíamos, le deseo suerte en su nueva etapa”

José Manuel Zapico. | ÁNGEL GONZÁLEZ

José Manuel Zapico. | ÁNGEL GONZÁLEZ

José Manuel Zapico, langreano de 44 años, fue reelegido el viernes secretario general de CC OO de Asturias. Tras un congreso intenso, pero sin sobresaltos, el sindicalista cogió aire el fin de semana en la aldea de Bueres, en Caso, concejo en el que trabajaba de funcionario antes de tomar las riendas de la organización hace cuatro años. Titulado en Relaciones Laborales, creció a la sombra de chimeneas y castilletes y no concibe una Asturias sin industria.

–Segundo mandato . En un tuit. ¿Cuáles son las prioridades?

–Abordar la emergencia industrial en Asturias, el reto demográfico y atajar las brechas de género.

–Y con esta pandemia, ¿cómo está la salud del sindicato?

–Bien, salimos de un congreso con una dirección muy reforzada. Hemos demostrado que CC OO es la organización sindical más importante de Asturias por ideas y militancia. Del 65% de apoyos que obtuvimos hace cuatro años hemos pasado a casi el 90% y eso demuestra el grado de cohesión interna que tiene el sindicato.

–En el cierre del congreso destacó que en la sala de máquinas de CC OO cada vez hay más mujeres. Sin embargo parece que la patronal FADE se va a adelantar a los sindicatos en tener la primera dirigente.

–Eso parece. Habrá que ver como se desarrolla ese proceso interno en la FADE que nosotros respetamos y deseamos que sea en positivo para mejorar el futuro de Asturias. En nuestro caso hemos dado un salto cualitativo en estos cuatro años. Pasamos de tener dos secretarias generales en un total de 16 estructuras de federaciones y comarcas, a tener siete. Además hay un 47% de mujeres en los órganos de dirección. El camino por la igualdad no tiene retorno.

–¿Le sorprende la marcha de Belarmino Feito en FADE?

–Bueno… Más que las personas, lo importante es que el empresariado asturiano invierta y arriesgue por Asturias y apueste por entornos favorables donde la negociación colectiva sea la tónica.

–¿Con Feito se entendía bien?

–Sí, sí. Durante estos casi cuatro años hubo importantes coincidencias y desacuerdos importantes en la lógica de los roles que nos toca representar a trabajadores y empresariado. Le deseo suerte en la próxima etapa y respeto su decisión.

–En la apertura del congreso que le reeligió a usted, el presidente Adrián Barbón les tendió la mano para alcanzar el consenso en la elaboración de la estrategia industrial de Asturias. ¿Se la van a dar?

–La pelota está en su tejado. En estos años hemos demostrado que somos una organización responsable. Firmamos el acuerdo de concertación, el mapa de estrategias, la estrategia energética, la de rehabilitación de edificios públicos... pero en este caso CC OO considera que el contenido que se nos trasladaba carece de bases fundamentales para poder llamarlo estrategia.

–¿Por qué?

–No tenía ni plazos, ni responsables, ni recursos, ni indicadores para hacer su seguimiento. Estaba vacío de contenido y CC OO no da cheques en blanco. Si el gobierno rebobina, reconoce que se ha quedado solo en la Junta General del Principado y establece un nuevo marco de diálogo social para abordar esa estrategia industrial, CC OO estará ahí con propuestas.

–Para el 1 de julio tienen convocada manifestación en Langreo en defensa de la industria. ¿Qué respuesta esperan?

–Una respuesta potente porque lo que está en juego es el futuro de nuestras industrias, que dan trabajo a 50.000 familias de la región que viven momentos de incertidumbre. Las decisiones del Gobierno central están poniendo a las empresas asturianas contra las cuerdas. Es una industria muy singular que necesita precios de la luz estables, predecibles y competitivos, y ese marco no se está dando. Y al mismo tiempo habrá un llamamiento para que se ponga freno a la escalada de precios de la luz que lleva a las familias a la pobreza energética. Cuando ya hay muchas personas que no llegan a final de mes, no es de recibo que las decisiones en materia del precio de la electricidad dependan de un mercado en manos de tres empresas. Es un oligopolio que sólo tiene en cuenta los intereses de sus consejos de administración. El Gobierno tiene que poner el BOE a funcionar para evitar la escalada de precios.

–¿Y qué medidas se necesitan para bajar el precio de la luz de las nubes?

–Hay que establecer un nuevo marco regulador de los precios de la electricidad. El sistema marginal está haciendo que el gas y el lobby económico entorno a él se esté llevando la tajada. Nunca ha habido tantas fuentes de energía renovables en el mix energético y nunca ha subido tanto el precio de la luz. Las organizaciones sindicales ya en 2010 advirtieron de que si desaparecía el carbón del mix energético este país iba a ser menos soberano porque iba a depender de terceros países y lobbies. La realidad nos ha dado la razón.

–¿Cambia en algo la situación de la industria asturiana tras la visita de la ministra Maroto?

–Cambia con partidas económicas en los presupuestos generales del Estado. Que la Ministra venga a Asturias a regalar los oídos tiene poca utilidad, lo que necesita la industria asturiana es que se tomen decisiones en el Consejo de Ministros y se trasladen al BOE, y que veamos que hay un compromiso cierto con la industria asturiana.

–¿Cuáles son esas decisiones?

–Se necesita un nuevo estatuto para las empresas electrointensivas; que las compensaciones por los costes indirectos de CO2 puedan llevarse al máximo que permite la UE; presión en Europa para establecer aranceles medioambientales en frontera y, desde luego, que los fondos europeos se aprovechen con sensatez.

–La Ministra dio la cara reuniéndose con el comité de Alu Ibérica.

–Y el comité le ha dicho que una vez que han entrado la policía y el juzgado ahora lo que toca es que entre la SEPI para buscar estabilidad en esa empresa y que España pueda seguir teniendo un sector estratégico, como es el del aluminio, en sus fronteras. Lo demás son brindis al sol y fotografías sin contenido. Tras dos años de conflicto lo que necesitamos en esa empresa son hechos y más ahora tras la sentencia de la Audiencia Nacional que reconoce que la venta por parte de Alcoa fue un fraude.

–¿Hubieran preferido que en vez de Maroto hubiera venido Ribera?

–Lo que tiene que producirse es una reunión entre Pedro Sánchez y Adrián Barbón con el documento de la Alianza por la Industria por el medio para escuchar el clamor que hay en Asturias para que se garantice que nuestras empresas puedan competir en igualdad de oportunidades. No pedimos compensaciones, pedimos las mismas oportunidades que tienen otras comunidades autónomas y otros países de la UE.

–Han puesto en duda en muchas ocasiones la capacidad de influencia en Madrid del Gobierno de Barbón.

–Es una paradoja después de la campaña electoral de Barbón alardeando de una influencia en el Consejo de Ministros que a fecha de hoy no se percibe. Ni está ni se la espera.

–¿La transición energética va a ser justa para Asturias?

–Está siendo injusta. Es un hecho que lo único que hay de cierto en estos momentos son los cierres, los despidos, la finalización de actividades industriales y el incumplimiento de los acuerdos de minería y de las eléctricas. Por lo tanto, en este momento, la transición energética en Asturias no es una transición, es una reconversión más y por eso estamos en una movilización constante que irá a más y nos llevará a un otoño caliente.

–¿Protestarán en Madrid?

–Después del verano, las movilizaciones deberán ser cada vez más contundentes y el escenario es la capital de España, donde está el Consejo de Ministros que puede tomar las decisiones.

–De los fondos europeos. ¿Que se puede esperar?

–Son una oportunidad. Son parte de la solución, pero no son la solución en sí mismos. La solución pasa por que el Gobierno central deje de poner palos en la rueda, que el Gobierno de Asturias lidere amplios consensos para sacar adelante políticas y presupuestos, y que los empresarios inviertan y arriesguen. A partir de ahí los fondos europeos son una herramienta muy importante para el futuro de Asturias. Se deben invertir con sensatez, desde el diálogo social y aprendiendo de los errores del pasado. No pensando en el cortoplacismo y sí en el control, la transparencia, la planificación del territorio y la complementariedad, que no sustituyan recursos ordinarios.

–Salario mínimo. ¿Es el momento de subirlo?

–Es fundamental y es de justicia. Es una recomendación de la Carta Social Europea elevarlo hasta el 60% del salario medio y el Gobierno de España tiene que cumplir con los trabajadores revertiendo las reformas laboral y de las pensiones y subiendo el salario mínimo. Un Gobierno que no cumple sus compromisos tiene fecha de caducidad.

–El Banco de España dice que con la anterior subida se dejaron de crear hasta 154.000 empleos.

–Miente. Las anteriores subidas crearon empleo. Subir el salario a las personas que más lo necesitan estimula el crecimiento económico a través del consumo.

Compartir el artículo

stats