Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La respuesta asturiana a la sidra de las cerveceras

Fábricas tradicionales como El Gaitero y nuevas marcas de la región ya compiten con sus “cider” con las de Heineken, Mahou y Estrella Galicia

Daniel y José Ignacio Exner con una botella de "cider" de su producción en Berlín

Daniel y José Ignacio Exner con una botella de "cider" de su producción en Berlín

Las sidras ligeras con una pizca de gas, formatos individuales y distintos sabores, las conocidas como “cider”, son tendencia en Estados Unidos, Canadá y el Norte de Europa. Los radares de los grandes grupos cerveceros que operan en España enseguida lo detectaron y pusieron en marcha su maquinaria para adelantarse y no perder cuota de mercado en la hora del aperitivo y de la salida del trabajo, el “afterwork”, franjas en las que se juegan sus cuentas de resultados. El gigante Heineken revolucionó el mercado de la sidra en España con el lanzamiento en 2018 de Ladrón de Manzanas y detrás Estrella Galicia potenció su marca Maeloc y el grupo Mahou San Miguel sacó al mercado el pasado otoño La Prohibida. Con esos lanzamientos se ponía en entredicho el dominio asturiano en el sector de la sidra gasificada y la respuesta ya está en el mercado con varias “cider” adaptadas a los nuevos gustos globales y que son “made in Asturias”.

El grupo El Gaitero presentó el pasado mes Spring Cider, una nueva sidra gasificada ligera en formato individual y con tres versiones (sólo manzana, con uva y sin alcohol). Fuentes del grupo con sede en Villaviciosa explicaron que el lanzamiento estaba previsto hace más de un año, pero el coronavirus obligó a aplazarlo. Una vez pasado lo peor de la pandemia, y a las puertas del verano, la histórica fábrica de sidra gasificada ha sacado al mercado su refrescante nueva propuesta. Su “cider” se vende en botellín y en lata, principalmente en supermercados y grandes superficies, y a través de tienda online.

Expertos en bebidas

Justo antes de que empezara la pandemia comenzó a distribuirse en bares y restaurantes de Madrid y a servirse a domicilio a través de internet Campple Cider, una sidra artesana fabricada en Asturias. Detrás de este proyecto están Ricardo Hierro, David Figueroa y Jon Murillas, tres profesionales del mercado de las bebidas –son socios de las consultoría estratégica madrileña Kanpai!– acostumbrados a participar en procesos de innovación y búsqueda de oportunidades de negocio para terceros que decidieron embarcarse en su propio lanzamiento.

“La idea surgió en un viaje de costa a costa en Estados Unidos”, señala el gijonés Ricardo Hierro, la parte asturiana del trío de emprendedores. En América constataron la creciente penetración de las “cider” y descubrieron la gran variedad de propuestas que había. “Decidimos lanzar nuestra cider con los estándares de las americanas desde Asturias, pero nos llevó mucho tiempo el desarrollo. Buscábamos aunar la naturalidad, frescura y carencia de aditivos de la sidra tradicional asturiana pero que al tiempo la bebida abriera el gusto por la sidra a nuevos consumidores”, señala Ricardo Hierro. Trabajando con un lagar tradicional de Gijón pulieron el producto, fabricado a base de mosto fermentado de manzana al que se le agrega una pequeña cantidad de gas y de azúcar para restarle acidez y hacerla más refrescante. “No empleamos ni levaduras externas ni zumos concentrados que elevan la carga calórica”, destaca el fundador asturiano de Campple Cider. “Nosotros no hacemos competencia a la sidra tradicional asturiana de escanciar. Nuestra competencia es la cerveza, el vino blanco y el vermú”, añade Hierro.

Sidra gourmet

En Asturias también se fabricar otras “cider” enfocadas al mercado de tiendas gourmet y restaurantes. Es el caso de Exner, sidra “de alta gama” elaborada con selección de variedades de manzana de sidra y de procesos de cosecha y fermentación en la Finca Gallinal de Serín, en Gijón. Es una “cider” que según su impulsor, Daniel Exner, está principalmente dirigida a mercados exteriores.

Exner Craft Apple Cider se presentó en octubre de 2019 en la feria Bar Convent Berlín y se vende, sobre todo, en países europeos en los que ya está arraigado el consumo de estas sidras naturales de burbujas muy finas.

Con marcas como Spring Cider, Cappple Cider y Exner la sidra asturiana se adapta a las tendencias globales y marca su terreno ante el poderío de las grandes cerveceras que ya están inundando el mercado.

Compartir el artículo

stats