Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las inversiones previstas por Arcelor "permitirán asentar la empresa muchos años", destaca el Principado

"Dejaremos que sea la empresa quien haga estos anuncios", afirma el consejero de Industria, Enrique Fernández

Las baterías de coque de Arcelor en Veriña (Gijón).

Las baterías de coque de Arcelor en Veriña (Gijón).

"Si se confirma será muy bueno, porque asentaría la empresa muchos años". Con estas palabras celebró hoy el consejero de Industria, Enrique Fernández, las millonarias inversiones previstas por ArcelorMittal en Asturias. Eso sí, lo hizo con la boca pequeña, pues no confirmó la mejora en las plantas. "Vamos a mantener la política de que sean las empresas quienes hagan estos anuncios", recalcó Fernández, sobre unas inversiones que ya dejó entrever el domingo la ministra de Industria, Reyes Maroto, en una entrevista concedida a LA NUEVA ESPAÑA.

Tal y como publicó hoy este periódico en su edición de papel, ArcelorMittal presentará en julio, con presencia del presidente Pedro Sánchez, su plan industrial para descarbonizar la cabecera siderúrgica asturiana y garantizar su continuidad. La inversión será “multimillonaria” y estará respaldada por fondos europeos. Incluirá una alternativa “verde” para el horno alto B de Gijón, que ya no se contempla reformar, y medidas para rebajar las emisiones en el horno alto A.

La dirección de la compañía en Asturias comunicó ayer a los representantes de los trabajadores que en julio estará en disposición de anunciarles los detalles del plan industrial. No les avanzó mucho, pero sí aportó pistas importantes. Dejó claro que las inversiones a acometer “transformarán la cabecera siderúrgica asturiana” y que será necesario abordar un intenso plan de recualificación de personal porque cambiará el sistema productivo. Además, apuntó que ninguna compañía siderúrgica se está planteando reformar hornos altos para ampliar su vida útil porque la inversión no sería amortizable con las metas de descarbonización fijadas. “Con los dos hornos altos actuales, aunque se introduzcan mejoras, no se alcanzará el objetivo de reducción del 30% de las emisiones en 2030 y la neutralidad en 2050”, apuntaron fuentes de la compañía.

Compartir el artículo

stats