Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Competencia autoriza la fusión de Liberbank

El organismo regulador impone que la entidad resultante no podrá empeorar las condiciones a los clientes del banco asturiano sin avisarles | La operación, pendiente sólo del Gobierno

Sede central de Liberbank en Oviedo

Sede central de Liberbank en Oviedo

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) autorizó ayer la fusión de Unicaja Banco y Liberbank al no apreciar que la operación entrañe una concentración de mercado excesiva ni posición de dominio salvo en la provincia de Cáceres. El organismo, que vela por la libre concurrencia, ha impuesto condiciones muy livianas y asumibles por los dos bancos, dado que son las mismas que ambos propusieron a la CNMC para que les consintiera la integración.

La autorización de la CNMC es un último gran escollo para la fusión. Aunque aún está pendiente la decisión de la ministra de Economía, Nadia Calviño, se presupone que será afirmativa, una vez que la operación tiene el respaldo de los organismos supervisores y reguladores y dado que tanto el Ministerio como el Banco de España y el Banco Central Europeo se han manifestado favorables a reforzar los bancos y consolidar el sector.

La fusión mediante la absorción de Liberbank (decimoprimera entidad bancaria del país) por Unicaja (séptima) dará lugar al quinto banco español, con unos activos valorados al cierre de 2020 en 108.959 millones de euros y que actualmente rebasan los 113.000 millones.

Con una cuota de mercado del 4,7% en depósitos, 4,2% en créditos y 3,3% en recursos fuera de balance, la CNMC no aprecia riesgo de posición de dominio ni de restricción de la competencia en el ámbito nacional, aunque sí lo percibe en la provincia de Cáceres.

Clientes de Cáceres. Esta situación de alta concentración de oficinas se produce fundamentalmente en el norte de esta provincia extremeña, dado que Caja Extremadura (una de las tres entidades fundadoras de Liberbank) focalizaba en ella su mayor implantación, dado que esta entidad era resultante de la fusión de Caja Cáceres y Caja Plasencia. A su vez, el malagueño Unicaja Banco tiene una red también densa en la zona tras haber absorbido al banco castellano-leonés Ceiss, heredero de Caja España y de Caja Duero, la última de las cuales había absorbido en el pasado a la Caja Rural de Cáceres.

Para afrontar esta acusada posición hegemónica, la CNMC acepta la limitación que se ha impuesto Unicaja-Liberbank, consistente en que el banco fusionado se compromete a ofrecer durante tres años a sus clientes domiciliados en tres códigos postales de Cáceres en los que el futuro Unicaja operará en régimen de duopolio unas condiciones comerciales que no podrán ser peores a las ofrecidas por la entidad en aquel distrito postal en el que compita con el mayor número de oficinas de entidades bancarias competidoras.

Clientes de Liberbank. En el caso de los clientes procedentes de Liberbank, y con independencia de la provincia en la que se hallen, el banco fusionado, y durante año y medio, no podrá empeorar las condiciones contractuales que tengan pactadas tales usuarios del banco de origen asturiano sin comunicárselo previamente, y además deberá ofrecerles durante ese periodo productos equiparables o mejores a los que ya tengan contratados y, en todo caso, tendrá que informarles de los derechos que les asisten en caso de cambio de condiciones y de la libertad que asiste al cliente para cambiar de entidad bancaria.

La CNMC asegura que se mantendrá vigilante para velar por el cumplimiento de estas exigencias autoimpuestas por el banco y aceptadas como suficientes por el órgano de Competencia para autorizarle la fusión.

Banco. La fusión por absorción de Liberbank por Unicaja fue pactada por los consejos de administración el 29 de diciembre y ratificada por las juntas generales de accionistas el 31 de marzo. La pretensión era materializarla el mes próximo aunque la integración informática se demorará a 2022. Los accionistas de Unicaja tendrán el 59,5% del capital del nuevo banco y los de Liberbank, el 40,5%. Manuel Azuaga (presidente de Unicaja) conservará este cargo hasta 2023 y Manuel Menéndez (consejero delegado de Liberbank) tendrá esta responsabilidad en la entidad resultante, que nace con 9.929 empleados y 1.608 sucursales, aunque ambas magnitudes están pendientes de ajustes.

Compartir el artículo

stats