Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cuál es la generación del 'baby boom' en España y por qué Escrivá dice que hay que tocar su pensión?

El ministro de Seguridad Social planteó que para asegurar la viabilidad del sistema público de pensiones los nacidos entre el 1950 y el 1970 deberían "trabajar más" o cobrar menos pensión

¿Cuál es la generación del 'baby boom' en España y por qué Escrivá dice que hay que tocar su pensión?

¿Cuál es la generación del 'baby boom' en España y por qué Escrivá dice que hay que tocar su pensión?

Uno de los retos más importantes del sistema público de pensiones es garantizar la sostenibilidad del mismo y, a su vez, integrar a la generación de los denominados 'baby boomers' o también conocidos como 'boomers'. Es decir, aquellas personas nacidas entre el 1950 y mediados de los 70 del siglo pasado. Una generación que ha empezado ya a jubilarse, que lo hará de manera masiva a lo largo de la próxima década y los últimos acabarán por retirarse hasta casi el 2050. El reto viene porque son más numerosos que la generación precedente y posterior, gracias a los avances científicos está previsto que vivan más años y muchos de ellos han contribuido con salarios que hoy sus sucesores no ganan.

Recientemente esta cuestión ha saltado a la primera línea mediática tras las declaraciones del ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luís Escrivá, en las que planteaba que, según su parecer, para garantizar sus pensiones públicas debían escoger entre trabajar más años o ver reducida "moderadamente" su pensión. Aunque el debate ya se ha abierto, Escrivá ha tratado de matizar sus palabras. "No tuve mi mejor día", ha dicho tras afirmar que es una cuestión que aún está sujeta a la discusión del diálogo social. El presidente Pedro Sánchez le ha lanzado también un capote. Pero el debate ya está abierto.

¿Qué se entiende por generación 'baby boom'?

La generación del 'baby boom' es conocida por ese nombre debido a que representa una explosión demográfica respecto a las generaciones anteriores. Son los hijos de quienes vivieron la Segunda Guerra Mundial o la posguerra española. En el conjunto de Europa y Estados Unidos esta generación comprende desde 1944 hasta 1964; aunque en España se retrasa unos años -como tantas otras cosas por aquella época de dictadura- y comprende de 1955 hasta 1977. Entre esas fechas en España nacieron alrededor de 14 millones de niños, 2,5 más que en los veinte años previos y 4,5 más que en los veinte años siguientes; un estudio del CSIC titulado 'La jubilación del baby-boom en España, ¿motivo de preocupación?'.

¿Cuándo se jubilan?

El retiro de los primeros 'baby boomers' empezó a mediados de la década de 2010. Parte de ellos se han jubilado con edades tempranas, según los estándares actuales, entre los 61 y los 63 años, aprovechando las posibilidades del actual sistema de pensiones. Ello provoca que, entre otros, pese a que la edad legal de jubilación está actualmente en los 66 años, la edad media efectiva a la que realmente se jubila la gente está en 64 años. Es por esta vía por la que el ministro de Inclusión ha querido introducir su primera reforma, limitando las posibilidades para jubilarse antes, penalizando dichas pensiones e incentivando a aquellos que no se jubilan antes, sino que alargan más su carrera profesional. Según los cálculos del Gobierno, los 'baby boomers' cerrarán su ciclo de jubilaciones hacia el 2048.

¿Cuánto gasta España en pensiones?

El gasto en prestaciones ha subido sustancialmente en la última década, debido al mayor número de pensionistas y, más importante, a sus mejores condiciones de jubilación. Según la última nómina de pensiones abonada en el mes de junio, el Estado destinaba un total de 10.180,2 millones de euros a costear estas prestaciones; mientras que en el 2010 el desembolso era de 6.867,9 millones de euros. El gasto público en pensiones ha crecido el 48,2% en la última década. Y el número de pensionistas también ha crecido, de los 9,8 millones actuales a los 8,7 millones que había en el 2010.

Según cálculos del Gobierno, la progresiva jubilación de los 'baby boomers' implicará necesariamente un mayor gasto en pensiones. Y para ello España deberá invertir progresivamente hasta el 2050 alrededor de dos puntos y medio más de su PIB para sostener el sistema público. Esta cuantía, no obstante, es un importe móvil que irá variando en función de la evolución demográfica.

¿Cuál es el problema?

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) calcula que en 2050 habrá menos de dos personas en edad de trabajar por una mayor de 66 años (53%). Y según sus estimaciones es esencial que haya más de dos cotizantes por cada pensionista para que el sistema sea robusto. Hay una cuestión demográfica y luego también una cuestión de la calidad en las remuneraciones.

Actualmente las nuevas pensiones del régimen general alcanzan un importe de 1.467,6 euros mensuales (en 14 pagas), mientras que el salario más frecuente entre los españoles es (según datos del 2019) de 1.320 euros mensuales (14 pagas). Lo que implica que en el recambio generacional, parte de los pensionistas han generado unos derechos cotizando mediante unos salarios que no se corresponden con las actuales remuneraciones de gran parte de la población trabajadora.

¿Es una solución trabajar más años?

Es una fórmula que parte de los economistas proponen para contener el gasto del sistema. Según cálculos de la Airef, cada año que se retrasa supone un ahorro en gasto del 0,8% del PIB. Y es una de las vías que Escrivá ha acordado con los agentes sociales, aunque no por la vía de la obligatoriedad, sino del incentivo. Es decir, el último acuerdo no obliga a los 'baby boomers' a jubilarse más tarde, sino que les premia con más pensión si lo hacen.

¿Hay otras soluciones?

Sí, y esto es lo que se va a debatir ahora en la mesa del diálogo social. Hay consenso entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos, de que hay que hacer algo para garantizar la viabilidad del sistema de pensiones. Y que este es viable si se introducen reformas. La cuestión ahora es definir y escoger cuáles. La opción en la que pensó "en voz alta" Escrivá, según se refirió él mismo posteriormente, es establecer una disyuntiva para los pensionistas. O les recorta "moderadamente" sus pensiones o pueden trabajar más años y así lo evitan. Ello atacaría el problema por la vía de los gastos.

Esta es una opción, los sindicatos plantean otras, como compensar el balance entre gastos e ingresos por esta segunda vía. Es decir, conseguir más ingresos para tener más dinero en la caja con la que pagar más pensiones y que estas no pierdan poder adquisitivo. Esto se puede conseguir por múltiples vías, como aumentar los impuestos y financiar parte del gasto de la Seguridad Social vía presupuestos, no solo de las cotizaciones que aportan los trabajadores. Aquí los sindicatos apuntan que, en tanto que en los últimos años los beneficios empresariales han ganado peso en el total del PIB, en detrimento de los salarios, estos deben asumir una mayor carga en el sostenimiento del Estado del bienestar.

Compartir el artículo

stats