Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas asturianas esperan sacar provecho de las inversiones de Arcelor

Femetal y las Cámaras de Comercio dicen que el plan de la siderúrgica es una buena oportunidad para compañías de ingeniería o tecnología

Trabajadores en el interior de una mina asturiana. | Irma Collín

Las empresas asturianas del metal esperan recoger alguno de los frutos que dejen las semillas del multimillonario plan de inversiones anunciado por ArcelorMittal para descarbonizar su actividad en Asturias. El presidente de la potente patronal regional de este sector, Femetal, Guillermo Ulacia, aseguró que, por ejemplo, el plan de la siderúrgica para la generación de hidrógeno verde con energías renovables –incluido en la hoja de ruta para que sus plantas asturianas sean menos contaminantes– puede ser “una buena oportunidad para muestras empresas de ingeniería y soluciones energéticas para poder incluir nuestros proyectos de nuevas tecnologías limpias, y que sirvan de referencia para los procesos de descarbonización e inversiones que Arcelor está impulsando en Europa”.

Ulacia valoró muy positivamente el anuncio de inversiones porque, aseguró, “define el proceso de fabricación del acero verde en España que va a tener como base operativa Asturias, sustituyendo a los dos últimos hornos altos que se construyeron en la región”.

José Manuel Ferreira Diz, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo, aseguró que “tenemos que ver y analizar el plan en profundidad, porque Arcelor supone mucho para Asturias y es una industria estratégica a nivel nacional y europeo”. Y apuntó: “Cualquier avance en la mejora de la industria asturiana es bienvenido siempre que repercuta en el interés general y en la actividad”. Mientras que el presidente de la Cámara de Comercio de Gijón, Félix Baragaño, aseguró que las inversiones “arrojan luz sobre el futuro de la siderurgia en Asturias. Nuestro deseo es que una inversión de tal magnitud revierta sobre nuestro tejido empresarial con la tracción y participación del mayor número de empresas asturianas como proveedoras de tecnología e infraestructuras”.

ArcelorMittal y el Gobierno de España firmaron esta mañana en Gijón un acuerdo (un memorándum) para invertir mil millones de euros en la descarbonización de sus plantas asturianas. El plan, así de primeras, incluye la construcción de un horno de arco eléctrico que costará 130 millones más una planta de reducción directa de hierro (DRI) para alimentar ese nuevo horno -cuya inversión no cuantificaron- pero que, si todo va según los previsto, tienen que estar finalizados antes de cinco años. Para 2025. Porque la intención de la siderúrgica es la de conseguir ya un recorte del 50% de las emisiones a la atmósfera de sus plantas de la región.

Compartir el artículo

stats