Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fusión entre Liberbank y Unicaja, solo pendiente del visto bueno del Gobierno

Las dos entidades aseguran que su unión está ya muy cerca y que el proceso podría quedar cerrado en cuestión de “semanas”

Manuel Azuaga (presidente de Unicaja Banco) y Manuel Menéndez (presidente de Liberbank).

Manuel Azuaga (presidente de Unicaja Banco) y Manuel Menéndez (presidente de Liberbank).

La fusión entre la entidad de origen asturiano Liberbank y la andaluza Unicaja está muy cerca. Tanto que podría cerrarse en “semanas”, según señalaron hoy ambas entidades en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Las dos han ido quemando etapas de un matrimonio que debe contar con el beneplácito de un buen número de organismos. Ya tienen el “sí” de todos los reguladores (la propia CNMV, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, la Dirección General del Tesoro y la Dirección General de Seguros) y solo está a la espera de la autorización definitiva por parte del Ministerio de Asuntos Económicos que dirige Nadia Calviño, para desbloquear definitivamente la unión. Una vez conseguido el beneplácito del Ejecutivo, los bancos tendrán que hacer la inscripción de la operación en el Registro Mercantil de Málaga y otros trámites.

“Está previsto que la fusión se ejecute en las próximas semanas, en los términos aprobados por las juntas generales de ambas sociedades celebradas el 31 de marzo”, señalaron las dos entidades. Lo hicieron después de que algunos medios advirtieran que el Banco Central Europeo está realizando una inspección sobre Liberbank en la que habría podido aflorar un déficit de provisiones millonario con el que no contaba Unicaja. A raíz de eso, se especula con que la entidad andaluza ha contratado a un reconocido bufete de abogados para aclarar la situación. “En relación con determinadas informaciones, relativas al estudio que Unicaja pueda estar realizando sobre determinada información de Liberbank en el marco del proceso de fusión en marcha entre ambas sociedades, se informa de que el proceso de fusión continúa”, señalaron las dos entidades.

La autorización de Competencia era el último gran escollo que tenía esta fusión. Lo consiguieron el 29 de junio, después de que este organismo señalase que no apreciaba que la operación entrañe una concentración de mercado excesiva de dominio, salvo en la provincia de Cáceres. La fusión mediante la absorción de Liberbank (decimoprimera entidad bancaria del país) por Unicaja (séptima) dará lugar al quinto banco español, con unos activos valorados al cierre de 2020 en 108.959 millones y que actualmente rebasan los 113.000 millones.

Compartir el artículo

stats