Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La recuperación acelera: Asturias baja de los 70.000 parados por primera vez desde 2019

El Principado registró 4.564 desempleados menos en la primera quincena de julio | Percibir el salario social contará como mérito para entrar a trabajar en Tragsa

En el primer trimestre la tasa de paro disminuyó algo más de una décima.

En el primer trimestre la tasa de paro disminuyó algo más de una décima.

La recuperación económica coge velocidad en Asturias y se nota en el mercado laboral. Por primera vez desde 2019, la región tiene menos de 70.000 desempleados y las cifras se acerca a las del inicio del verano de hace dos años, cuando aún no había rastro del coronavirus.

Las cifras de paro registradas en las oficinas de empleo se suelen publicitar al cierre de mes, pero ayer, alentado por el ritmo de recuperación, el consejero de Industria, Empleo y Promoción Económica, Enrique Fernández, ya adelantó los números al cierre del 16 de julio, a mitad de mes. En ese momento había 67.795 desempleados en Asturias. Es la cifra más baja desde septiembre de 2019 y cercana a la de julio de hace dos años, cuando se iniciaba la última campaña de verano previa a la pandemia de coronavirus. El levantamiento de restricciones vinculadas al control de la expansión del virus, el tirón de la campaña turística de verano o el buen comportamiento que está registrando la industria –con crecimientos mensuales de dos dígitos en actividad y cifra de negocio– explican la caída del paro, que ha sido de 4564 personas en solo 15 días.

“En este proceso de recuperación podemos ya decir que el desempleo, según los datos del pasado 16 de julio, ya se encuentran en Asturias por debajo de los niveles prepandemia, en una cifra de 67.795 personas”, destacó Enrique Fernández, que añadió que “sigue siendo una cifra excesivamente alta, pero el dato optimista es que su tendencia ya es a la baja y, además, en la medida que se controle la pandemia su decrecimiento será más vigoroso”.

Fernández destacó que “la lucha contra el desempleo y la exclusión social no es solo una responsabilidad de las administraciones públicas, sino del conjunto de la sociedad”, y destacó la necesaria implicación de las empresas. Lo afirmó durante la firma de un convenio entre la Consejería de Derechos Sociales, el Servicio Público de Empleo del Principado y Tragsa por el cual las empresas de ese grupo estatal –con 600 trabajadores en Asturias– valorarán como mérito la condición de ser beneficiario de la renta mínima autonómica –que perciben 20.909 asturianos– en todos los procesos selectivos para cubrir personal. “Nadie debe de fiar su futuro al cobro de una prestación”, señaló la consejera de Derechos Sociales, Melania Álvarez. “Juntaremos las necesidades de la empresa, que está en crecimiento, con las de las personas”, señaló Jesús Casas, presidente de Tragsa.

Compartir el artículo

stats