Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Liberbank prejubiló a 730 empleados este mes para afrontar la fusión con Unicaja

La entidad malagueña, que prevé más “ajustes de capacidad”, ganó 70 millones en el primer semestre y la asturiana pérdió 68 millones

Liberbank.

Liberbank. EP

Liberbank prejubiló este mes a 730 trabajadores mayores de 57 años que estaban en excedencia –de los que cerca de 150 procedían de la antigua Cajastur– para afrontar la fusión con Unicaja, que se firmó el pasado lunes y será registrada mañana. Pese a este recorte, el director financiero de Unicaja Banco, Pablo González, señaló ayer que la intención de la nueva entidad resultante de la fusión es realizar un ajuste de capacidad que puede incluir una reestructuración de plantilla.

Durante la presentación de los resultados de Unicaja ante los analistas, González se refirió a la dificultad de alcanzar acuerdos con los sindicatos, si bien destacó que Unicaja “tiene experiencia en el pasado e intentaremos encontrar medidas que hagan realidad ese acuerdo. Ya lo hemos hecho en el pasado y lo tendremos que hacer de nuevo”.

El pasado 31 de marzo, el consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, ya había trasladado a los sindicatos la intención del nuevo grupo de negociar la reestructuración necesaria tras la fusión con Unicaja Banco y de alcanzar el mayor acuerdo posible entre las partes.

Ese mensaje fue reiterado ayer por el director financiero de Unicaja, que señaló que el coste total registrado por la entidad andaluza en el primer semestre “continuó cayendo casi un 3%”. Además, adelantó que se actualizarán los objetivos de reducción una vez que se complete la fusión. “Entonces, se alcanzará un acuerdo que permita al banco cristalizar las sinergias en los costes”, adelantó Pablo González, que añadió que la eficiencia en los costes es “el principal catalizador de la fusión” con Liberbank y que se ejecutará “tan pronto como podamos”.

De hecho, Liberbank, cuyos resultados se incluyeron en la presentación de Unicaja, anotó un impacto de 143 millones de euros, provisionados en el segundo trimestre del año, anticipando la salida de cerca de 730 empleados, de los que unos 150 procedían de la antigua Cajastur. Liberbank prevé que estas salidas de trabajadores de más de 57 años que estaban en excedencia permitan ahorros anuales de alrededor de 40 millones de euros desde el pasado 1 de julio. Representarán el 25% de las sinergias anunciadas en la fusión. “Estos 143 millones de euros son parte de los costes de reestructuración anunciados en la transacción”, señaló Pablo González.

Los resultados

El grupo Unicaja Banco registró un beneficio neto de 70 millones de euros durante el primer semestre de este año, lo que supone un aumento del 15% respecto al mismo periodo de 2020, a pesar de las nuevas dotaciones extraordinarias realizadas por la situación derivada del covid-19, en un semestre en el que la entidad ha reforzado su ratio de solvencia CET-1 en 3,3 puntos porcentuales, hasta el 19,2% y la de capital total en 3,7 puntos porcentuales, hasta el 21%.

Por su parte, Liberbank perdió 68 millones de euros hasta junio, frente a ganancias de 14 millones un año antes, tras elevar las provisiones hasta 247 millones de euros (204 millones en el segundo trimestre, en el que se anotó un resultado neto negativo de 91 millones). Liberbank ha señalado un cambio de criterio contable en comisión extraordinaria de Caser. En concreto, durante el segundo trimestre de 2020, Liberbank contabilizó una comisión extraordinaria de 38 millones de euros sobre los 43 millones recibidos en efectivo por Caser. “Ahora se devengarán esos 43 millones en diez años revirtiendo la comisión contabilizada inicialmente”, señalaron.

Por otro lado, el banco estadounidense JPMorgan ha deshecho la participación del 5,004% que afloró la semana pasada en Liberbank en el tramo final de la fusión con Unicaja. Un movimiento de ida y vuelta.

Compartir el artículo

stats