Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arcelor logra su mejor resultado desde 2008 por los aumentos de la demanda y los precios del acero

La compañía eleva al 35% su meta de rebaja de CO2 en Europa en 2030 con proyectos como el anunciado para Gijón | Las plantas asturianas, con elevada cartera de pedidos hasta final de año

Cuchara de arrabio en la acería de ArcelorMittal en Avilés.

Cuchara de arrabio en la acería de ArcelorMittal en Avilés.

Arcelor Mittal se ha subido a la cresta de la ola de la recuperación. En un escenario de aumento de la demanda del acero y de incremento de precios por la falta de reservas –vinculada al parón productivo de la pandemia–, la multinacional siderúrgica ha logrado sus mejores resultados desde 2008, cuando comenzó la anterior crisis global, con un beneficio de 5.304 millones de euros. Las plantas de Asturias, de las que dependen casi 5.000 empleos directos, contribuyeron “con unos buenos resultados” que la compañía aún no ha detallado. Sí apuntaron fuentes de la compañía que la cartera de pedidos en las factorías de Gijón y Avilés es elevada y que “hay buenas previsiones de producción hasta fin de año”.

El beneficio neto de 5.304 millones de euros obtenido por la multinacional durante el primer semestre de 2021 contrasta con las pérdidas de 1.415 millones de euros de entre enero y junio de 2020, en los momentos más duros de la crisis del coronavirus. Esta rápida recuperación es uno de los factores que han llevado a ArcelorMittal a acelerar sus inversiones para reducir las emisiones de CO2 y ahí se enmarca el proyecto de 1.000 millones de euros anunciado este mes para construir en Gijón una planta de reducción directa de mineral de hierro (DRI) con hidrógeno verde y un nuevo horno de arco eléctrico híbrido para descarbonizar la producción de acero.

“En el segundo trimestre del año se ha mantenido una coyuntura caracterizada por una sustancial recuperación en un continuado contexto de bajos niveles de inventarios. Esto se ha traducido en márgenes incluso más elevados que en el primer trimestre del año en nuestros principales mercados, lo que ha posibilitado nuestros mejores resultados trimestrales y semestrales desde 2008”, señaló Aditya Mittal, consejero delegado de ArcelorMittal, para explicar ese contexto de alta demanda y altos precios del acero que ha disparado los beneficios.

Las ventas entre enero y junio de este año alcanzaron los 29.942 millones de euros, lo que supuso un incremento del 37,6 % frente a 2020, y el resultado bruto de explotación (ebitda) se multiplicó por cinco y llegó a los 6.988 millones de euros en el primer semestre de 2021. La deuda neta al final del segundo trimestre cayó hasta los 4.213 millones de euros y la empresa anunció un nuevo programa de recompra de acciones por valor de 1.854 millones de euros y remuneraciones extraordinarias para los accionistas.

En ese escenario de fuerte recuperación, la multinacional ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento de la demanda de acero a escala mundial en 2021. De una horquilla de entre el 4,5 y 5,5% de aumento, se ha pasado a otra de entre el 7,5 y 8,5%. Además, la sociedad también ha modificado su plan operativo vista “la fortaleza” de la demanda y ampliará el número de instalaciones en servicio, una medida que no afecta a Asturias puesto que actualmente tiene operativa prácticamente toda su capacidad productiva.

Por otro lado, la empresa con sede en Luxemburgo publicó ayer nuevo informe sobre acción climática en el que establece el objetivo de reducir en un 25% sus emisiones de carbono por tonelada de acero producida a escala mundial para 2030. En el caso de Europa, ese objetivo se eleva del 30% previsto inicialmente al 35% para 2030. “Se trata de los objetivos más ambiciosos fijados en el sector y se basan en los avances que ya hemos logrado este año”, afirmó Aditya Mittal en referencia a proyectos para recortar emisiones como el anunciado este mes para Asturias.

La compañía señaló que su nuevo plan de descarbonización requiere una inversión bruta estimada de 8.420 millones de euros. En esa partida se incluyen los 1.000 millones de euros anunciados para descarbonizar la factoría de Gijón con una nueva planta de DRI alimentada con hidrógeno verde que fabricará al año 2,3 millones de toneladas de prerreducidos de hierro que consumirán tanto el horno de arco eléctrico que se instalará en la acería de Gijón como los dos ya existentes en Sestao (Vizcaya). Ese suministro a la planta vasca (de un millón de toneladas anuales por medio del ferrocarril que une la costa cantábrica) unido al uso de energías renovables y la introducción de otras mejoras harán que la planta de Sestao se convierta en 2025 en la primera acería del mundo con cero emisiones de carbono en su proceso productivo. “El plan establecido en España para acelerar la disponibilidad de energía renovable y de hidrógeno verde es lo que ha posibilitado nuestro reciente anuncio”, señaló Aditya Mittal en referencia al proyecto para las plantas de Gijón y Sestao, que permitirá reducir en un 50% las emisiones de CO2 de las plantas siderúrgicas de la compañía en España.

En su nuevo informe sobre acción climática, ArcelorMittal apuesta por expandir la tecnología DRI combinada con hornos de arco eléctrico (además de en Asturias se prevén actuaciones en las plantas alemanas de Bremen y Eisenhuttenstadt y en la francesa de Dunkerque); utilizar combustibles alternativos, captura de CO2 y una mayor uso de chatarra en hornos altos, y avanzar en una tercera línea, la de la electrólisis directa, que según apuntó Aditya Mittal tiene unas “perspectivas prometedoras”.

Compartir el artículo

stats