Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias y Galicia, las regiones con más potencial para producir energía con olas

El Ministerio para la Transición Ecológica destaca la “viabilidad” de la tecnología undimotriz, usada en el País Vasco pese a tener peor recurso

Dispositivo para generar electricidad con las olas del mar en Motrico (Guipúzcoa)

Dispositivo para generar electricidad con las olas del mar en Motrico (Guipúzcoa) SHUTTERSTOCK

Asturias y Galicia son las regiones de España con mayor potencial para generar electricidad con las olas. Lo destaca la “Hoja de ruta para el desarrollo de la eólica marina y de las energías del mar en España”, que acaba de elaborar el Ministerio para la Transición Ecológica. El borrador del documento destaca que en Asturias la energía de las olas, también conocida como undimotriz, “dispone de recurso de gran calidad para su viabilidad y desarrollo” y que en otras regiones con menores posibilidades como el País Vasco ya cuentan con plantas de producción eléctrica a escala comercial.

Asturias mira hacia al mar para seguir siendo una región productora de energía tras el cierre de las centrales térmicas de carbón, pero lo que ve son molinos gigantes. Alianzas de empresas energéticas como las formadas por EDP y Engie –que constituyeron la sociedad Ocean Winds– y Naturgy y Enagás manejan proyectos para construir parques eólicos marinos flotantes frente a la costa asturiana. “Apostamos firmemente por la eólica offshore como actividad de generación energética compatible con la protección del medio ambiente e impulsora de cadena de valor industrial”, destacó Belarmina Díaz, directora general Energía del Principado, durante su participación el pasado martes en Citech.

En la estrategia de transición energética justa elaborada por el Principado se apuesta por “impulsar el aprovechamiento de energías renovables marinas”, pero sólo se hace referencia de manera específica a la eólica marina flotante y ello a pesar de que la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN) ya elaboró hace una década un estudio en el que se destacaba el potencialidad de la energía undimotriz en la región.

Ahora el Ministerio para la Transición Ecológica vuelve a incidir en ello en su hoja de ruta de las energías del mar. Apunta que Galicia presenta los valores de potencial de energía de las olas más elevados de España, con potencias medias de entre 40 y 45 kW/m, y que el mar Cantábrico es la segunda zona en cuanto a recurso con alrededor de 30 kW/m que van disminuyendo de Oeste a Este. Es decir, que el recurso es más elevado en Asturias y pierde fuerza según se aproxima al golfo de Vizcaya. Y sitúa como tercer lugar de España con potencial la fachada Norte de las islas Canarias, con potencias medias de 20 kW/m.

Los dispositivos

El documento elaborado por el ministerio que dirige Teresa Ribera destaca que las tecnologías de energías de las olas presentan un amplio abanico de dispositivos probados, “pero sin converger todavía a un diseño común y a pequeña escala”. Así, según la forma de captar el oleaje, hay dispositivos flotantes –que se mueven siguiendo a las olas y que permiten convertir la energía mecánica de la ola en electricidad–, dispositivos sumergidos y dispositivos denominados de columna de agua oscilante (OWN, por sus siglas en inglés). En estos últimos dispositivos no son las olas las que mueven las turbinas directamente, sino una masa de aire comprimido que es empujada por las olas. Se instalan en la línea de la costa en rompeolas o diques, en escolleras de puertos o en plataformas flotantes. Es el sistema que se ha utilizado en el País Vasco, donde el potencial de aprovechamiento es menor que en Asturias.

La hoja de ruta del Ministerio para la Transición Ecológica destaca el proyecto pionero de la planta de energía de las olas de Motrico –con una potencia instalada de 296 kW y ubicada en el dique exterior del puerto de la localidad guipuzcoana– por ser la primera instalación comercial en el mundo que funcionó inyectando energía eléctrica generada por las olas a la red.

“Desde su puesta en marcha en 2011, la planta de energía de las olas ha funcionado ininterrumpidamente, convirtiéndose en la planta más longeva del mundo, la que más energía ha generado y vendido a la red y la que más horas de funcionamiento y disponibilidad acumula”, destaca el documento, que también prevé “una importante reducción de costes” gracias a las economías de escala y las mejoras tecnológicas.

Compartir el artículo

stats