Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios exigen medidas a corto plazo para frenar el nuevo subidón de la luz

Más presión para la industria asturiana: los precios de la electricidad rozarán hoy su máximo histórico y FADE reclama al Gobierno actuar ya

María Calvo, con Juan Cofiño, ayer, durante su reunión. | Irma Collín

María Calvo, con Juan Cofiño, ayer, durante su reunión. | Irma Collín

Los empresarios asturianos exigieron ayer medidas urgentes y “a corto plazo” para poner coto a las diferentes oleadas de las subidas de los precios de la luz, que vuelve a arreciar. Y con fuerza. El precio medio de la electricidad para hoy, martes, será de 106,27 euros por megavatio hora (MWh), el triple de lo que costaba el año pasado. Rozando el máximo histórico que había marcado el 21 de julio, hace solo un par de semanas. La presión es máxima para la industria, y también para el bolsillo de las familias. La preocupación por los costes energéticos fue uno de los asuntos que se pusieron sobre la mesa en la reunión que mantuvieron ayer la nueva presidenta de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), María Calvo, y el vicepresidente del Gobierno regional, Juan Cofiño. Una inquietud que, reconoció el segundo, es compartida.

“Hemos estado hablando de las necesidades de la industria y de que es necesario abordar el tema de la transición energética de la región a medio plazo con proyectos, algunos que ya existen y que giran sobre el hidrógeno. Pero también hemos tratado la preocupación por el tema del coste energético, que es algo que hay que abordar a corto plazo”, señaló Calvo. El Gobierno nacional ya rebajó hace unas semanas el IVA que grava la factura eléctrica para intentar amortiguar estos ascensos en los recibos.

El precio de la luz ya registró un tremendo subidón en julio. Y, por lo que apuntan los analistas, no hay visos de que pueda producirse una bajada a corto plazo. Al menos, no en agosto, para cuando se esperan aún unos precios fuera de lo normal. El alza de los precios está motivado por el incremento del coste de los derechos de emisión, que se sitúan cerca de 54 euros por tonelada ahora, cuando a comienzos del año estaban en 33 euros, y también por el elevado coste del gas, cuya escalada no tiene techo por el momento. La marcha del coste del gas en el conocido como mercado de futuros –en el que se negocian los costes más a medio plazo– no invita a pronosticar que el precio de la electricidad pueda rebajarse en las próximas semanas.

Con estos precios, la presión sobre la industria asturiana está al rojo vivo. Según los últimos datos que maneja la Asociación de Empresas de Gran Consumo Energético (Aege), las compañías de la región pagan 63,5 euros por megavatio hora, 3,6 más que lo que pagan sus inmediatos competidores en Alemania y dos más que lo que abonan los franceses. La diferencia es debida, fundamentalmente, a los impuestos que aún gravan el recibo de las grandes compañías, más altos que los de sus competidores europeos. Ese es el diagnóstico de un problema que se está convirtiendo en estructural y que, según la propia industria, está lastrando enormemente su actividad.

La reunión entre María Calvo y Juan Cofiño fue de una primera toma de contacto, tal y como la propia empresaria la definió. “Quería venir a contarle cuáles son nuestras prioridades y nuestras principales preocupaciones, y cuáles van a ser nuestras principales líneas de actuación”, explicó. Entre sus mayores preocupaciones, Calvo citó en primer lugar a la situación de la industria y la política energética. “También temas de formación, de digitalización”, señaló. “Coincidimos en cuáles son los principales retos de la economía asturiana o, al menos, en la mayor parte de ellos”, agregó.

Otro de los temas que estuvieron sobre la mesa fue el del inicio de la negociación de la nueva concertación regional –el pacto entre Gobierno, sindicatos y patronal–, que los empresarios quieren que sirva para reactivar el despegue económico de la región. “Estamos sentando las bases para que esta pueda ser una concertación útil, práctica y ajustada a las necesidades del momento”, señaló Calvo.

La nueva patrona de los empresarios asturianos, que esta misma semana presentará a su nuevo consejo, pidió a Cofiño una mayor agilidad administrativa para poder sacarle el máximo provecho a los fondos europeos. “Existen varios proyectos que están ya sobre la mesa y entre todos haremos el esfuerzo que sea necesario para intentar que salgan adelante, pero es necesario agilizar burocráticamente todos los procesos para que la administración sea ágil y se puedan tramitar de manera adecuada”, resaltó. Por su parte, Juan Cofiño indicó que “hay asuntos de los que preocupan a la FADE que son compartidos con el Gobierno de Asturias, como la política energética, y son temas sobre los que hay que seguir trabajando”.

El recibo eléctrico de los hogares subió un 36% durante julio, según un estudio de Facua


El recibo de la luz subió en los hogares un 36% en comparación con el mismo mes del año anterior, según un estudio que acaba de divulgar la asociación de consumidores Facua. Sus cuentas señalan que la factura se situó en 85,34 euros, casi 23 más que hace justo un año. Ante este escenario, la organización reclama al Gobierno que cambie ya las reglas de las subastas eléctricas y que mantenga la rebaja del IVA en el 10% de forma permanente, según propuso el secretario general de la asociación, Rubén Sánchez. Otras de las medidas que reclaman es la aprobación de un nuevo modelo de bono social que represente al menos un 50% de descuento en la factura y del que se puedan beneficiar las familias que cobren no más de dos salarios mínimos. El estudio realizado por Facua señala que con las tarifas aplicadas del 1 al 31 de julio el usuario medio pagó por el recibo de la luz 22,67 euros más que en julio de 2020, cuando la factura media se situó en 62,67 euros, según Sánchez, quien ha señalado que la bajada del IVA al 10% hasta diciembre mientras el precio medio del megavatio hora esté por encima de los 45 euros amortigua la subida en 8,54 euros. Si se siguiera aplicando el 21% de IVA, el recibo habría batido todos los récords al alcanzar los 93,88 euros, precisó. El del último mes ha sido el tercer recibo más caro a nivel histórico para el usuario medio, y hasta la fecha. En julio de 2020, el precio del kilovatio hora se situó en una media de 11,88 céntimos, y en julio de este año el precio medio fue de 13,65 céntimos en horario valle, 18,13 céntimos en horario llano y 29,14 céntimos en hora punta.

Compartir el artículo

stats