Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pronóstico de Javier Fernández

El expresidente asturiano ya advertía en 2018 de los efectos en la tarifa de una política de cierre de térmicas precipitada

Corría enero de 2018 cuando el entonces presidente del Principado, el socialista Javier Fernández, advirtió de que la estrategia acelerada de descarbonización que ya apuntaba Teresa Ribera terminaría por disparar los recibos de la luz ante cualquier fluctuación del precio del gas. Fernández llevaba tiempo manteniendo una posición de cautela ante el cierre previsto de centrales térmicas y ante la posición que tomaba el PSOE, cuyas riendas ya tenía Pedro Sánchez. En una conferencia en el Nueva Economía Forum en Madrid, donde Fernández fue presentado por Alfredo Rubalcaba, el que había sido presidente de la gestora del partido tras la dimisión de Sánchez afirmó:

“¿Puede España garantizar un precio razonable para la electricidad eliminando las centrales de carbón antes de tiempo? Si se cerraran las centrales de carbón, que marcan el precio, lo marcaría el gas, que es más caro y tendríamos un coste mayor. España puede cumplir los objetivos ambientales de 2020 y 2030, si no vamos más allá en las exigencias que nos autoproponemos. De cerrarse (las térmicas), Asturias tendrá un problema, por la desaparición de instalaciones en zonas muy golpeadas por la reconversión, por el efecto estructural para el puerto del Musel y por el general, para toda la industria española, que deberá competir en un mercado global con un mayor precio de la luz”.

Aquellas palabras fueron rebatidas por Ribera, que afirmaba que las renovables ajustarían el precio, cosa que aún no sucede. Meses después de la afirmación de Javier Fernández (que reiteró en otras ocasiones), Pedro Sánchez presentó su moción de censura contra Rajoy y Teresa Ribera fue ministra de Transición Ecológica.

Compartir el artículo

stats