Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan para rebajar la luz aborta la subida de ayudas a la industria que exige Asturias

El Gobierno destina a reducir los cargos del recibo eléctrico la recaudación de las subastas de CO2 de la que se nutren las compensaciones a las fábricas

Instalaciones de ArcelorMittal en Gijón.

El plan de choque para bajar de las nubes el recibo de la luz impedirá aumentar este año las compensaciones por costes del CO2 a la gran industria electrointensiva, una constante reivindicación del sector para garantizar su competitividad que es respaldada con rotundidad por el Gobierno del Principado, la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) y los sindicatos UGT y CC OO de Asturias.

El Gobierno central destinará 900 millones de euros recaudados en la subasta de derechos de emisión de CO2 a reducir los cargos de la factura eléctrica. Es una de las medidas del plan de choque anunciado el pasado martes por la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, para amortiguar el precio de la electricidad en el mercado mayorista, que hoy se situará en 166,29 euros tras el récord histórico de 188,18 euros de ayer. Con el encarecimiento de los derechos de emisión de dióxido de carbono –una de las principales causas de la subida del precio de la luz–, la recaudación de Hacienda con las subastas se ha disparado. Teniendo en cuenta el precio actual del CO2 y el que marcan los futuros, los ingresos de Hacienda por las subastas se situarán en cerca de 2.200 millones este año. De ellos, 1.100 millones ya estaban incluidos en los presupuestos del Estado para reducir los cargos en la factura de la electricidad (financiación de renovables, sobrecoste de producción en las islas, déficit de tarifa…) y a ellos se añadirán ahora 900 millones más para rebajar la factura. En total 2.000 millones.

Hasta los 2.200 millones de recaudación quedan 200 millones y de ellos 79 millones están incluidos en los presupuestos generales de 2021 para compensar los costes indirectos de CO2 de la gran industria electrointensiva, con fuerte peso en Asturias. El Gobierno, tras las continuas demandas del sector, anunció el pasado junio 100 millones más, hasta 179 millones, pero tanto la gran industria, como el Gobierno del Principado, la patronal FADE y los sindicatos UGT y CC OO de Asturias lo consideraron “insuficiente” y demandaron que la ayuda se eleve al máximo que permite la Unión Europea y recoge la Ley de Cambio Climático, que es un 25% de la recaudación de las subastas del CO2. Con las previsiones de ingresos que había al inicio del año, las compensaciones podrían llegar hasta los 240 millones de euros y eso es lo que reclama el sector para no perder competitividad en los mercados europeos. Sin embargo, con los 2.000 millones de las subastas destinados a reducir los cargos de la factura eléctrica no habrá margen para alcanzar esos 240 millones este año.

No obstante, el plan de choque del Gobierno también tiene efectos beneficiosos para la gran industria. En primer lugar por la rebaja de la factura con las medidas incluidas en él y en segundo lugar porque podrán participar en las subastas de electricidad al margen del “pool” en las que las grandes compañías eléctricas estarán obligadas a ofertar electricidad.

Compartir el artículo

stats