Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gondán invertirá “varias decenas de millones” en la ampliación de su astillero de Figueras

La obra reducirá en un año los tiempos de construcción para atender el gran “boom” de la demanda de buques para plantas éolicas marinas

Buque “Edda Breeze”, para apoyo de plantas eólicas en Noruega, en fase de equipamiento en el muelle de Astilleros Gondán en su fábrica Figueras (Castropol). | Mara Villamuza

La inversión que pretende acometer Astilleros Gondán en sus instalaciones de Figueras (Castropol) para ampliar capacidad y reducir a la mitad el tiempo de construcción de sus buques alcanzará previsiblemente “varias decenas de millones de euros”, según las estimaciones de la compañía, y, en todo caso, una cifra millonaria que será, con toda seguridad, de “varios dígitos”, señaló su presidente, Álvaro Platero.

La elevada demanda de buques de asistencia a plantas eólicas marinas ante el fortísimo desarrollo que se está produciendo en este tipo de instalaciones de generación eléctrica obliga a Gondán, con una cualificada implantación en este segmento de negocio, a acelerar sus planes de ampliación para no perder mercado. En la actualidad tiene cuatro buques de este tipo en cartera para Noruega (uno, a flote y en fase de equipamiento en el muelle, una vez botado; y otro, en la grada, además de otros dos en espera) y tuvo que renunciar a dos más (que cedió a los Astilleros Balenciaga, de Guipúzcoa) ante la imposibilidad de cumplir los plazos de entrega con su actual equipamiento. Cada buque tiene un coste de más de 60 millones de euros. “Esperamos que la tramitación de la obra se haga rápido porque el mercado no puede esperar por nosotros”, indicó el presidente de la sociedad.

En los últimos diez años, Gondán invirtió en su astillero de Figueras 22 millones de euros, y ahora pretende acometer una inyección de recursos similar en el año o año y medio que se estima que durarían las obras para ejecutar el nuevo proyecto de ampliación, que permitirá crear cien empleos en un grupo que hoy suma 350 trabajadores.

La obra pretende acrecentar la capacidad productiva del astillero ampliando la grada 1 (actualmente, de 70 metros de largo por 13 de manga) para equipararla con la grada 2 (de 100 por 20). Con ello, Gondán podrá acometer la construcción en paralelo y de modo simultáneo de dos buques de gran porte para el servicio de plantas eólicas marinas u otros fines sin esperar a poner en el agua una embarcación para empezar la construcción del casco de la siguiente. De este modo, el tiempo de construcción habitual de cada unidad (dos años) se reducirá a un año y se acrecentará la capacidad productiva de la planta.

Junto con esta actuación, se remodelarán las oficinas para su ampliación y modernización, dotándolas de mayor profundidad y de una altura adicional, y se crearán nuevos equipamientos –sin impacto visual sobre la ría del Eo– con el vaciado de un terreno anexo al astillero previa recalificación para uso industrial, se abrirá un nuevo acceso para que el tráfico que genera el astillero no cruce la villa y se hará una actuación sobre otra finca para su uso como aparcamiento y en el futuro para albergar servicios auxiliares de comedor, cafetería o alojamiento de personal del astillero y clientes.

La actuación afectará en conjunto a 44.622 metros cuadrados, y, junto con los permisos al uso, la compañía aspira a que se le conceda una nueva regulación para la actividad de construcción naval en el municipio mediante la sustitución de la actual ordenanza de Infraestructura Portuaria (que no se adecúa a los usos fabriles de la empresa) por la de Industria Naval, lo que facilitaría las actuaciones.

La remodelación del espacio fabril se acometerá sin interrumpir la construcción de buques y al tiempo que se llevan a cabo otros planes inversores en los otros dos emplazamientos de la empresa, con la potenciación de la unidad productiva del polígono industrial de Barres (Castropol), dedicada a la producción de toda aquellas piezas y componentes transportables por carretera hasta el astillero, y el desarrollo de la filial Astilleros del Eo, situada en el muelle sur de Castropol, y en la que se construyen embarcaciones fabricadas con resinas de poliéster y fibras de vidrio, kevlar y carbono. En Astilleros del Eo se hizo una ampliación el año pasado y ahora se pretende dotar a la planta con una rampa de varadero para botar barcos de mayor tamaño una vez que la empresa ya ha iniciado la producción del lote de diez catamaranes de pasajeros y con motor eléctrico encargados por la empresa pública portuguesa Transtejo y cuya primera entrega se producirá el año próximo.

Gondán, con 95 años de permanencia en su actual emplazamiento de Figueras y una tradición dinástica previa de carpinteros de ribera que se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, pretende seguir encuadrándose como un “astillero mediano y de síntesis, altamente especializado en barcos tecnológicamente cada vez más avanzados y sofisticados, y de mayor valor añadido, y construidos no en serie sino a la medida para armadores exigentes y que requieran soluciones innovadoras”, explicó Platero.

Gondán aspira a seguir construyendo buques arrastreros, remolcadores, oceanógrafos y de apoyo a parques eólicos marinos y plataformas petrolíferas en su fábrica de Figueras, y patrulleras, catamaranes de pasajeros, barcos de servicio de puertos y de prácticos y otras embarcaciones, en Astilleros del Eo.

La compañía castropolense suma más de 400 construcciones navales, de ellas más de un centenar desde la llegada a la empresa de Álvaro Platero Díaz, tercera generación de la dinastía de constructores navales por la rama materna. La cuarta generación ya se ha incorporado a la empresa.

Compartir el artículo

stats