Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La factura energética que pagan los asturianos sube casi el 34% en un año

El encarecimiento de la electricidad dispara el aumento del IPC en la región al 3,9%, la tasa más alta desde abril de 2011

El precio mayorista de la electricidad baja un 22 % hasta los 175 euros MWh

La factura energética de los asturianos (luz, gas y otros combustibles) se elevó el 33,9% en septiembre con respecto al mismo mes del año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La escalada del precio de la electricidad, del 44% en el conjunto de España, fue determinante para esa subida y ello a pesar de las medidas del Gobierno para amortiguar el alza de la luz en el mercado mayorista.

El encarecimiento de la energía provocó a su vez que los precios en el grupo de la vivienda se incrementaran en septiembre en Asturias el 14,5% y que el indicador general de precios de consumo, el IPC, subiera al 3,9% interanual en el Principado, una décima por debajo de la media nacional pero la tasa más elevada desde abril de 2011.

Por su parte el IPC nacional se elevó al 4% en septiembre, siete décimas más que en agosto y la tasa más alta desde septiembre de 2008. Detrás de este incremento de los precios estuvo la fuerte subida de la electricidad en un mes en el que el precio de la luz en el mercado mayorista batió récords.

El precio de la electricidad cerró septiembre un 44% más caro que en el mismo mes de 2020, mientras que respecto a agosto se encareció un 10,9 % a pesar de las bajadas de impuestos para frenar la escalada de la factura de la luz.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística (INE), sin el impacto de las rebajas tributarias, la electricidad habría subido un 61,1% interanual y el IPC se habría disparado hasta el 4,5 %, según recoge el índice a precios constantes.

Por su parte, el precio del gas natural y el gas ciudad subió en septiembre el 4,1% interanual, cuando un año antes caía el 8,1%.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, calculó ayer que la paga compensatoria para los pensionistas, conocida como “paguilla”, por el alza del IPC por encima del 0,9% del incremento de las pensiones este año costará 1.900 millones de euros, que se abonarán en el mes de enero pero con efecto presupuestario en 2021. Esta cifra hay que duplicarla, ya que a la parte de compensación por la desviación presupuestaria (1.900 millones) hay que sumarle la misma cuantía para consolidar la nómina de las pensiones cara a 2022.

Compartir el artículo

stats