Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

La política industrial, en la Casa de Sabino

El portavoz del PNV en el Comgreso, Aitor Esteban, en una comparecencia en la sede de Sabin Etxea de Bilbao Txea de Bilbao PNV

La política industrial española se decide en los despachos ministeriales del Paseo de la Castellana de Madrid y en la Casa de Sabino, en Bilbao. En Sabin Etxea, que así se denomina la sede central del PNV en honor a su fundador Arana, saltaron esta semana los automáticos tras anunciar la siderúrgica vizcaína Sidenor que para 20 días por el encarecimiento de la luz. Los nacionalistas vascos no quieren cortocircuitos en su industria y en dos días ha forzado al Gobierno a “precisar” su plan para contener la subida del precio de la luz.

Cuando hace dos semanas Asturiana de Zinc anunció que reduciría producción en las horas punta, en el Congreso no se produjo ni un parpadeo en las bombillas. ¿Algún asturiano en la sala?. Muy distinta ha sido las reacción al apagón de la siderúrgica de Basauri. El PNV dejó caer que no apoyaría los presupuestos si no hay reacción del Gobierno y de golpe el cañón de luz se ha colocado sobre los problemas de la industria. Los “jeztzales” tienen el interruptor. Ya se notó en la negociación de las cuentas de 2021. En el proyecto de presupuestos había 109 millones para compensaciones a la gran industria electrointensiva y el PNV logró desviar 30 para un plan “renove” de máquina herramienta, sector dominado por las industrias vascas. Podían entonces permitirse un adelgazamiento de las compensaciones porque en el polémico estatuto del consumidor electrointensivo las industrias vascas habían salido reforzadas al incrementarse el número de beneficiarias e intensificarse las ayudas en los tramos de tarifa eléctrica en los que están encuadradas. Además, anteriormente, como pago en la moción de censura que le dio el Gobierno a Pedro Sánchez, el PNV había logrado una rebaja de 100 millones anuales en la factura de la industria vasca al legalizarse un cambio del umbral de tensión de las redes. Un millar de compañías pasaron de tener tarifas de media tensión a tarifas de alta tensión, más baratas.

Compartir el artículo

stats