Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isastur pide el rescate estatal a la SEPI y se suma a Imasa y Duro Felguera

La ingeniería de Llanera tiene 1.500 empleos, opera en 28 países y factura unos 200 millones

El grupo de ingeniería Isastur, con sede en Llanera, ha solicitado la ayuda pública temporal del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, con lo que se suma a la solicitud de rescate estatal ya cursada por otras dos ingenierías asturianas: Duro Felguera e Imasa. El Fondo fue creado para ayudar a empresas estratégicas, solventes y viables impactadas por la crisis económica desencadenada a causa de la pandemia.

Isastur (Ingeniería y Suministros Asturias) nació en 1978, está implantada en 16 países y desarrolla proyectos en 28. Está especializada en la creación de infraestructuras, fundamentalmente en el sector de la energía, con presencia creciente en las fuentes renovables, y tiene una plantilla de 1.500 personas. En 2019 (último dato disponible) facturó más de 200 millones de euros. El 70% de sus ventas las realiza en el extranjero. Isastur agrupa las empresas Isastur Ingeniería, Isotrón, Babcock Montajes, Procinsa, Mantotal, Bittia y Bionorte.

Duro, que solicitó la ayuda en agosto de 2020, ya obtuvo en marzo la aprobación por el consejo de ministros consistente en una aportación de 120 millones, de la que ha percibido 40 y está a la espera de recibir los 80 millones restantes. Imasa cursó su petición en julio por importe de 25 millones. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) ha contratado a asesores externos para analizar las peticiones de Imasa, Isastur y otras tres sociedades. El Fondo estatal dispone de 10.000 millones.

Compartir el artículo

stats