Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado exige medidas con la luz para evitar parones en las fábricas de Asturias

El consejero de Industria asegura que tener funcionando las térmicas de Lada y Tineo “no solucionaría el problema” de la carestía energética

Instalaciones de Asturiana de Zinc Mara Villamuza

Ninguna gran industria ubicada en Asturias ha reducido, de momento, su producción como consecuencia de los elevados precios de la luz. Lo aseguró, con ciertas cautelas, el consejero de Industria, Enrique Fernández, que apuntó que la única que, por ahora, ha tomado medidas ha sido Asturiana de Zinc (Azsa), que ha desplazado actividad de las horas punta, en la que la electricidad es más cara, a las horas valle. No obstante, Fernández apuntó que “todas las compañías están con la calculadora en la mano” haciendo números para comprobar cuánto les cuesta producir y, durante su comparecencia en la Comisión de Industria de la Junta General del Principado, reconoció que las paradas de producción podrían llegar a Asturias si sigue aumentando el precio de la luz y no se toman nuevas medidas urgentes de amortiguación.

El Consejero dejó claro –tras las críticas de la oposición, especialmente de las fuerzas de la derecha (PP, Foro y Vox)– que el Gobierno asturiano tiene poca mano en el mercado eléctrico. Aun así, Fernández señaló que el Principado está levantando la voz en Madrid para exigir un sistema que sustituya al de la interrumpibilidad –la ayuda que recibían las empresas por desconectarse de la red en caso de necesidades del sistema y cuya legalidad había puesto en duda la Unión Europea– y para el incremento de las compensaciones a la industria por los costes indirectos del CO2 hasta el máximo que permite la Unión Europea (UE), muy por encima de los 179 millones que se han incluido en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2022. Además, el Consejero aplaudió la iniciativa de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE) que tiene previsto impulsar sus propias subastas de energías renovables, al margen de las del Gobierno central, para abaratar la luz de sus socios, entre ellos ArcelorMittal y Azsa.

La oposición, por su parte, le reprochó a Fernández las prisas por descarbonizar la economía asturiana y que obligaron a desenchufar las centrales térmicas de Lada (en Langreo) y la de Soto de la Barca (Tineo). Según Fernández, tener estas dos centrales conectadas a la red “no solucionaría” el problema de la factura de la luz. “Los precios no caerían, por la forma en la que funcionan los mercados”, dijo. También resaltó que la subida de la luz es coyuntural y que el coste va a tender a bajar de forma considerable a partir de marzo. No obstante, Foro Asturias y el PP le reprocharon que aún quedan meses con la luz por las nubes.

Sobre la evolución del negocio de la industria, Fernández apuntó que “hay un crecimiento de la producción y el empleo superior al que se esperaba”. Ante las preguntas de la oposición también aseguró que no hay riesgo de desabastecimiento energético en la región.

A parte del precio de la luz, otros temas de índole industrial también centraron el debate, como los estados de salud de las empresas Duro Felguera y de Modultec, ambas en serias complicaciones. Sobre la primera, Fernández aseguró que la compañía está modificando su plan estratégico, un documento que, dijo, pronto recibirá el visto bueno del consejo de ministros. Podemos criticó con dureza este proceso “porque ya había un plan aprobado”. Sobre la segunda el consejero aseguró que el compromiso con los trabajadores es claro, y señaló que se está analizando las posibilidades que ofrece uno de los posibles inversores.

Compartir el artículo

stats