Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empleados de UGT no sabían que parte del sueldo venía de ayudas a la formación

Sede de UGT en Oviedo. JULIÁN RUS

El juicio por presunto fraude en los cursos de formación de UGT de Asturias continuó ayer con la declaración de cinco trabajadores del sindicato, entre ellos la antigua secretaria del que por aquel entonces era secretario general, Justo Rodríguez Braga. Los empleados –algunos de ellos siguen vinculados a la central– aseguraron que se enteraron de que una parte de su sueldo se pagaba con subvenciones de formación de desempleados cuando fueron interrogados por la Guardia Civil.

Los trabajadores declararon ante el juez que –más o menos– casi todos ellos hacían algún trabajo vinculado con los cursos de formación. Solo una de las empleadas señaló que sus labores nunca habían tenido que ver con esos cursos. El resto, aseguraron que, de una u otra forma, sí que tenían actividad vinculada con la formación. Por ejemplo, algunos señalaron que cuando alguien llamaba interesándose por los cursos de formación que impartía el sindicato se le desviaba a algún compañero para que le ampliara la información o a la página web en la que se publicitaban los cursos. Otra de las trabajadores sí que aseguró que era ella misma la que les proporcionaba información a los interesados y les ayudaba también a tramitar las inscripciones.

Por su parte, la antigua secretaria de Justo Rodríguez Braga negó que participara en tareas de apoyo, gestión o evaluación de los cursos.

El juicio por el presunto fraude en las ayudas públicas para la formación de parados que recibía UGT de Asturias proseguirá el día 26 con más declaraciones de trabajadores del sindicato. En total, cincuenta testigos y peritos declararán durante las 16 jornadas que durará el juicio oral.

Compartir el artículo

stats