Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más tensión en la industria: ArcelorMittal recorta producción por la crisis del chip

La compañía siderúrgica suprime un turno en la fábrica de Sagunto, que se abastece del acero para la automoción que se fabrica en Asturias

Bobinas de acero galvanizado para la automoción almacenadas en la planta de Avilés. | Ricardo Solís

Los riesgos para la industria asturiana se multiplican y amenazan su recuperación. La crisis de suministro de microchips que está afectando a los fabricantes de coches de toda España, con paradas en las cadenas de producción, empieza a impactar en ArcelorMittal. La multinacional siderúrgica reducirá antes de final de mes su producción en la planta de Sagunto, en Valencia, que está especializada en productos acabados para el automóvil y que se abastece de acero fabricado en Asturias.

Fuentes de ArcelorMittal apuntaron que “por ahora” los recortes no tendrán efectos en las factorías de Gijón y Avilés puesto que el hueco del automóvil se llena, de momento, con la fuerte demanda de acero en otros sectores, especialmente la construcción, la industria y la energía eólica, precisaron.

ArcelorMittal ha anunciado que a partir del día 28 reducirá de cinco a cuatro los turnos de la fábrica de Sagunto por la caída de demanda de acero para el sector del automóvil. Además, se adoptarán medidas internas de flexibilización sin que esto implique despidos. El personal afectado por la rebaja de producción se dedicará a tareas de formación continua o consumirá días de permiso y vacaciones pendientes. Se revisará la vigencia de los contratos de personal eventual y la bolsa de trabajo quedará parada mientras dure la situación, según explicaron fuentes de comité de empresa de Sagunto.

De momento, no ha trascendido cuánto se reducirá la producción, aunque el comité ya habló de una bajada «drástica» y afirmó que la dirección no descarta cambios «en función de cómo evolucione la situación». Sin embargo, fuentes de ArcelorMittal señalaron que se trata de una situación “temporal” que “por ahora” no afectará, aguas arriba, al suministrador de bobinas de acero de la planta valenciana, que es la factoría de ArcelorMittal en Avilés. La planta acabadora de Sagunto está integrada en el denominado cluster Asturias por su dependencia de las factorías del Principado.

La crisis de suministro de microchips ya se veía con preocupación en la planta valenciana hace semanas puesto que, pese a no afectarle directamente, sí estaba paralizando la actividad de los fabricantes de coches en España, que son sus clientes.

El precio de la electricidad

Los efectos de la crisis del microchip se suman a los de la crisis de los precios de la electricidad. La multinacional tiene listo un plan de paradas “cortas y selectivas” en factorías europeas muy afectadas por el encarecimiento de la luz entre las que se encuentran las de Olaberria y Bergara, en Guipúzcoa. Se trata de factorías de productos largos que utilizan hornos eléctricos.

De momento las plantas de Asturias se libran de recortes y paradas por las crisis de los microchips y de los precios de la electricidad, y mantienen un fuerte ritmo de producción alimentado por la demanda de la construcción, la industria y la energía eólica. Además el alto precio en los mercados del acero engorda la cuenta de resultados.

Compartir el artículo

stats