Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La gasolina, a precio récord como la luz

El combustible ya se vende en Asturias a 1,520 euros el litro, la cifra más alta registrada en la historia y por encima de la media española

Una persona reposta gasolina Europa Press

La electricidad y la gasolina se han encontrado en las nubes. El precio de la luz lleva varios meses marcando máximos históricos en el mercado mayorista y en la última semana no ha bajado de los 200 euros el megavatio hora (hoy costará de media 215,83 euros). El foco está en la electricidad, pero a su sombra los carburantes también protagonizan una espectacular escalada. El precio medio de la gasolina en las estaciones de servicio de Asturias es en estos momentos de 1,520 euros, el máximo histórico. Muchos conductores temblarán cada vez que se encienda en el cuadro de mandos de su vehículo el chivato naranja en forma de surtidor.

En el último año el precio del barril de petróleo se ha duplicado y los carburantes encadenan siete semanas seguidas de incrementos en España, según recoge el último Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), que sitúa el precio medio de la gasolina de 95 en 1,483 euros. El dato es del pasado jueves. Más actual es el que ofrece el geoportal del Ministerio para la Transición Ecológica, que ya eleva el precio medio en España a 1,505 euros, por encima de la barrera psicológica del euro y medio. Pero en Asturias, según la misma fuente, el precio es incluso mayor y se sitúa en estos momentos en 1,520 euros. Nunca antes fue tan alto, ni con los picos alcistas que se registraron en 2013 y 2014.

Llenar el depósito de un coche con capacidad para 55 litros cuesta ahora 83,60 euros frente a los 64,40 euros de hace un año. La diferencia es de más de 19 euros.

La horquilla de precios de la gasolina de 95 en las estaciones de servicio de Asturias va de 1,229 euros de un surtidor de Tremañes, en Gijón, perteneciente a una pequeña cadena de gasolineras, a 1,599 euros de una estación de Ribadesella vinculada a una cadena de supermercados. La mayoría de las estaciones de servicio de la región ya venden la gasolina de 95 por encima de los 1,5 euros, una situación inédita en la región.

Por su parte, el precio medio del gasóleo A habitual en Asturias es de 1,397 euros. Aquí la horquilla se mueve entre los 1,309 euros de una gasolinera de El Entrego perteneciente a una firma de grandes superficies comerciales y los 1,459 euros de una gasolinera de Colunga abanderada por una de las grandes petroleras.

Según las cifras de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), en España la diferencia de precio entre las gasolineras más baratas –las de bajo coste, generalmente sin atención presencial– y las más caras –en la mayoría de los casos de las marcas más reconocidas– es de entre un 10% y un 20%.

Por su parte un reciente sondeo elaborado por la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) también señala que las gasolineras desatendidas, también conocidas como fantasmas, son de media 12 céntimos por litro de carburante más baratas que las estaciones de servicio tradicionales y que esas diferencias son aún mayores en las provincias en las que hay una alta penetración de gasolineras automáticas. Por contra, Aesae destaca que allí donde la presencia de esas estaciones de servicio es baja, los precios medios de los carburantes son más altos. Y añade que Asturias es una de las regiones en las que hay una menor penetración.

El Gobierno del Principado llegó a tramitar un proyecto de ley con el que pretendía obligar a las gasolineras a tener personal de atención al menos en horario diurno, sin embargo lo retiró en 2018 después de que la Comisión Europea cuestionara la medida. Aquella situación de incertidumbre frenó la expansión de las gasolineras automáticas que sí se produjo en otras regiones y que contribuyó a reducir la posición de dominio de las grandes compañías petrolíferas. “Fomentar la implantación de las gasolineras automáticas ayuda a disminuir los precios”, asegura Manuel Jiménez Perona, presidente de Aesae.

Sin embargo, la Asociación Asturiana de Vendedores de Carburantes y Combustibles (Asvecar) ha advertido en más de una ocasión de que la expansión de los surtidores sin personal “podría destruir mil empleos” en la región. Entre las cinco estaciones de servicio que venden la gasolina más barata en Asturias hay tres automáticas y dos con personal.

De momento, la gasolina sigue su escalada imparable, al igual que la electricidad. La factura energética de los asturianos (luz, gas y otros combustibles) se elevó el 33,9% en septiembre con respecto al mismo mes del año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Octubre será peor.

Compartir el artículo

stats