Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los interinos con más de cinco años en la misma plaza pasarán a fijos sin opositar

PSOE, Podemos, ERC y PNV pactan elevar la cobertura de los empleados públicos eventuales, que podrán convertirse en funcionarios mediante concurso de méritos

Profesores interinos manifestándose en Oviedo. Irma Collín

Todo aquel trabajador interino de las administraciones públicas que lleve cinco años consecutivos y de manera ininterrumpida en la misma plaza podrá acceder a un concurso de méritos para consolidar su condición de fijo. Este es el principal punto del acuerdo rubricado ayer por el PSOE, Unidas Podemos, ERC y PNV para unificar enmiendas de cara a su votación en el Congreso sobre la nueva ley de estabilización en la función pública. Las enmiendas deberán de votarse ahora en comisión y luego en el pleno de la Cámara baja, pero con los actuales votos reunirían las mayorías necesarias para prosperar.

La entente entre las principales fuerzas de la mayoría de la investidura desatasca la ley para frenar el abuso de interinos en la Administración e introduce cambios significativos en el real decreto que el Gobierno consiguió salvar por la mínima el pasado verano. Del acuerdo entre los partidos que forman el Gobierno, ERC y PNV se han caído, no obstante, algunas reivindicaciones, como aumentar la cuantía de las indemnizaciones si un interino no supera la prueba. La reforma afecta directamente a 300.000 interinos que el Gobierno tiene detectados que ocupan desde hace más de tres años funciones estructurales. Una cifra que desde los sindicatos elevan hasta 800.000 personas en toda España.

«Las administraciones públicas convocarán, con carácter excepcional y de acuerdo con lo previsto en el artículo 61.6 del TREBEP (Estatuto Básico del Empleado Público), por el sistema de concurso, aquellas plazas que, reuniendo los requisitos establecidos en el artículo 2.1, hubieran estado ocupadas con carácter temporal de forma ininterrumpida con anterioridad a 1 de enero de 2016», reza el texto del acuerdo. El artículo 61.6 contempla la posibilidad de, «con carácter excepcional», hacer funcionario de carrera a una persona por el sistema de concurso, «únicamente en la valoración de méritos». Es decir, todos aquellos interinos con cinco años o más de antigüedad en la misma plaza podrán pasar a fijos si acreditan méritos suficientes para ello. Méritos que deberá definir cada administración en una única convocatoria extraordinaria en la que regularizar a la actual masa de eventuales que hay en el sector público.

El PSOE ha tenido que ceder para conseguir los votos suficientes. Los socialistas habían ofrecido que todos aquellos interinos con 10 años en la plaza pudieran ser fijos por concurso de mérito. ERC demandó que se bajase a cinco años, algo también apoyado por Unidas Podemos. También se elimina el requisito de que en esos 10 años no hubiera habido ninguna oposición para dicha plaza. Ahora la norma se quedará en esos cinco años de forma ininterrumpida en la plaza, se hubiera o no convocado oposición.

Y las plazas que pueden salir por concurso no están condicionadas a no haber sido previamente convocadas. Estas novedades serán de aplicación «a las sociedades mercantiles públicas, entidades públicas empresariales, fundaciones del sector público y consorcios», detalla el texto del acuerdo. Hasta ahora las críticas a los concursos de méritos se han centrado en la supuesta inconstitucionalidad de la medida, ya que podría vulnerar los principios de libre concurrencia.

Otra de las principales novedades es que las instituciones públicas podrán convocar concursos de oposición extraordinarios para estabilizar interinos que no entren en ese cupo de los cinco años y podrán hacer que las fases de dicho proceso no sean eliminatorias entre sí. Esto tendrá especial relevancia para los interinos con más de tres años de antigüedad, pero menos de cinco. O para aquellos con carreras en la Administración intermitentes.

Más de 5.000 asturianos pendientes de una regulación que tiene al Principado expectante

El Gobierno del Principado, que tiene en fase de tramitación su propia ley de empleo público, seguía “expectante” y “cauto” el proceso de confección de la norma estatal que condiciona sus planes para la estabilización de los interinos. El Vicepresidente, Juan Cofiño, mostró hace un mes en la Junta cierta insatisfacción con el acuerdo alcanzado en el Congreso para sacar adelante el real decreto que ahora está a punto de transformarse en ley. La disposición, llegó a decir, le gustaba más cuando salió del Ministerio que “después de transitar por el Congreso”. No ocultó que esperaba cambios, ni que tal y como salió de la Cámara Baja planteaba “algunos problemas de gestión”.

Está por ajustar el número de interinos asturianos a los que afecta la nueva regulación, pero el Principado cifró en 1.974 los posibles afectados cuando el requisito estaba establecido en diez años en la misma plaza que nunca hubiera salido a oposición, por lo que al reducirse el plazo a cinco es de esperar una cifra superior. El número de interinos con tres años en el puesto supera los 5.000.  

Compartir el artículo

stats