Asturias intentó hace más de una década ser pionera en el uso del hidrógeno en el ferrocarril. El Gobierno regional de entonces, que aportó 630.000 euros, y Feve impulsaron la conversión de un tranvía de la “serie 3400” en tren movido por hidrógeno, para su uso con fines turísticos, pero el “Fabiolo”, como era conocido popularmente, no llegó a prestar servicio. De experimento pionero, el “Fabiolo” ha pasado al Museo del Ferrocarril tras una donación de Renfe. En la foto, representantes del Principado y de Renfe, ayer, posando ante el “Fabiolo”.