Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lío entre Arcelor y la plantilla por cómo la empresa va a devolver el dinero del ERTE

La compañía propone pagar el 90% de los salarios después de que el Supremo anulara el expediente de 2020, los sindicatos piden el 100%

Una protesta en Arcelor en Asturias, en una imagen de archivo.

Lío entre los sindicatos y la dirección de ArcelorMittal sobre la forma en la que la multinacional va a acatar el fallo de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo que hace unos días desestimó el recurso de la empresa contra la sentencia de la Audiencia Nacional que declaraba nulo el ERTE que la siderúrgica había comunicado el 8 de mayo de 2020 por razones productivas derivadas de la pandemia. Los tribunales, en una dura sentencia, tumbaron la regulación al apreciar falta de documentación e información, mala fe empresarial y fraude. El caso, lejos de cerrarse continúa muy abierto. El problema está en la interpretación del fallo. La dirección de la multinacional comunicó ayer a los sindicatos que acatará la sentencia, como no podía ser de otra forma, y que abonaría a los trabajadores afectados la diferencia salarial. De ahí, del porcentaje que pagará, brota una nueva fuente de conflicto.

Arcelor entiende que tumbado este ERTE que estaba ligado al coronavirus y que incluía cubrir hasta el 75% de la nómina de los empleados, debe aplicarse el que la compañía tenía en marcha desde 2009 –cuya vigencia caduca el 31 de diciembre– y que cubre hasta el 90% del salario. Con lo que la multinacional solo pagaría esa diferencia, un 15%. Sin embargo, los sindicatos no están de acuerdo con el cálculo. Entienden que tampoco el ERTE de 2009 sería aplicable con lo que la siderúgica, a su juicio, debería abonar el cien por cien del salario. Sin descuentos. Las centrales han trasladado a sus servicios jurídicos el asunto para que lo estudien y le presentarán sus conclusiones a la dirección de la multinacional en una reunión que tendrá lugar la próxima semana. CC OO criticó, así de primeras, que una “empresa, con el volumen de beneficios que está obteniendo, siga empeñada en meter la mano en el bolsillo de sus trabajadores nos parece impresentable y carente de cualquier ética”. Mientras que UGT resaltó que “esperamos que esta sentencia conlleve un cambio fundamental en el marco de relaciones laborales, finalizando la toma de decisiones unilaterales”. USO tampoco tira la toalla y estudiará que posibilidades jurídicas hay de que los trabajadores cobre el cien por cien del salario.

Compartir el artículo

stats