Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las fábricas asturianas de Arcelor sortean el frenazo de producción de las plantas de coches

Los talleres asturianos de la multinacional tienen garantizados pedidos “para meses”, gracias a la diversidad de su cartera de clientes

Una de las dos líneas de acero galvanizado que ArcelorMittal tiene en Avilés.

Las plantas asturianas de ArcelorMittal están logrando sortear el frenazo de producción las fábricas españolas de coches –uno de sus clientes importantes–, que, golpeados por la escasez de microchips, están recortando producción y metiendo tijera a sus plantillas. La producción de vehículos está cayendo en picado: hasta octubre se fabricaron 165.000 en España, un 37,9% menos que en el negro 2020. Y, ante este panorama, los fabricantes están apretando aún más las tuercas en sus factorías, con nuevas paradas de producción y regulaciones de empleo. Sin embargo, Arcelor en Asturias está resultando inmune a esa caída y tiene sus talleres –incluidos los ligados al automóvil, como el tren de galvanizado– funcionando al cien por cien de su capacidad. Y con buenas perspectivas de cara a los próximos meses. Con la cartera repleta.

Arcelor ha conseguido sortear el envite gracias a que ha diversificado notablemente su cartera de clientes, sostienen los sindicatos. El bajón de la demanda desde la industria automovilística “se está compensando con otros pedidos”, señala José Manuel García, portavoz de UGT. El bajón se nota porque hay factorías como las de Renault en Valladolid y Palencia que han estado paradas durante estos primeros días del mes. O la que tiene Ford en Almussafes (Valencia), que cerrará el año con un importante retroceso de producción acompañado de recortes de empleo y producción.

La multinacional sí que ha tenido que recortar turnos en Sagunto por la crisis de los microchips

decoration

Esos ajustes están dejando tocadas a otras plantas españolas de Arcelor, como la de Sagunto, que ha tenido que recortar un turno de producción en noviembre y diciembre –pasó de cinco a cuatro– debido a esta crisis de los microchips. Pero las asturianas son ajenas a esta caída del mercado. “La producción está a tope, todo lo que fabricamos se vende y la previsión es que la situación siga siendo así durante meses”, apunta José Manuel Castro, de CC OO. Tanto es así que las factorías asturianas de la multinacional están logrando unos resultados que los sindicatos han calificado de “históricos”. El análisis es coincidente entre todos los representantes sindicales. “La planta de galvanizado (la que más directamente está ligada a la producción de coches) no está previsto que pare y la empresa nos ha comunicado que tiene producción garantizada para los próximos meses”, asegura el portavoz de USO, Andrés Arranz.

La de la buena evolución de las plantas asturianas es una de las armas que tienen previsto usar los sindicatos en la negociación del nuevo convenio colectivo de la multinacional, que está por abrir. Para lo que ya hay fecha es para tratar sobre los efectos que tendrán sobre la plantilla los planes de descarbonización (construcción de un nuevo horno de arco eléctrico híbrido, que sustituirá a uno de los hornos altos Gijón, y una planta de reducción directa de hierro (DRI). Los sindicatos han sido convocados para el jueves, en Echévarri (Vizcaya), para discutir este ajuste, que se teme numeroso. No obstante, CC OO ya ha anunciado que no va a acudir a la reunión porque entiende que estos posibles ajustes deben discutirse en la futura mesa del Acuerdo Marco –que rige las condiciones laborales de las plantas españolas de la multinacional– o en la del convenio colectivo específico para los talleres asturianos.

Las cifras


37,9%

Año negro para la producción de coches. La producción de coches acumula una caída hasta octubre del 37,9% en España. 

9.500

Resultados históricos en ArcelorMittal. ArcelorMittal registró hasta septiembre unos beneficios globales históricos que rondan los 9.500 millones. 

Compartir el artículo

stats