Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unicaja prevé cuadruplicar su rentabilidad hasta 2024 con hipotecas y comisiones

El banco que absorbió a Liberbank no descarta más ajustes de costes tras el acuerdo del ERE

Manuel Azuaga, a la izquierda, y Manuel Menéndez, en la firma de fusión de Unicaja y Liberbank

Unicaja Banco presentó ayer su primer plan estratégico tras la fusión por absorción con Liberbank. En el periodo 2022-2024, la entidad prevé casi cuadruplicar su rentabilidad sobre fondos propios (ROTE), al pasar del 2,1% al 8%, y obtener una generación de capital de 1.500 millones de euros. Para lograrlo, Unicaja se volcará en el mercado de las hipotecas y en elevar el patrimonio en fondos de inversión, lo que permitirá elevar los ingresos vía comisiones. Además, no descarta aplicar nuevos ajustes de costes que se añadirán al expediente de regulación de empleo (ERE) que acaba de acordar con la mayoría de los sindicatos y que supondrá la salida de 1.513 trabajadores y un recorte del 35% de las oficinas (de 1.524 a 986).

“Apostamos por la especialización de nuestro modelo de negocio para acelerar nuestra actividad comercial con los objetivos prioritarios de seguir mejorando nuestra propuesta de servicio a los clientes y de generar mayor rentabilidad y, en consecuencia, mayor valor a los accionistas”, señaló el consejero delegado de Unicaja, el asturiano Manuel Menéndez, que fue el encargado de presentar el plan estratégico 2022-2024, que de cumplirse distribuirá entre los accionistas el 50% de los beneficios obtenidos. El plan descansa sobre los siguientes pilares:

Mayor especialización

Unicaja se volcará en la firma de hipotecas residenciales, segmento que considera clave para fidelizar clientes a largo plazo. Pretende consolidar su posición de liderazgo en las zonas con fuerte presencia del banco, como es el caso de Asturias, y lograr una penetración creciente en Madrid y Barcelona agilizando los procesos de gestión (con tiempos inferiores a 25 días en tramitación y abono de hipotecas). El objetivo es que la cuota en el mercado nacional de financiación hipotecaria en el trienio pase del 6,1 al 7,2%, lo que supone aumentar el saldo vivo hipotecario en más del 25% (8.000 millones de euros). Además, se mejorarán las prácticas en otras líneas de negocio como la financiación al consumo, los medios de pago o los fondos de inversión (que se espera que pasen del 12% de los recursos de los clientes al 17%) que permitirán incrementar los ingresos por comisiones.

Mejora de la eficiencia

Se optimizarán tiempos y procesos y se concentrará la labor de los empleados (7.950 en 2024 frente a los 10.447 que había al cierre de 2020) en los servicios de valor. Así, se ampliará el servicio de gestores remotos. De los 67 actuales se pasará a unos 500.

Perfil conservador

Unicaja Banco pretende mantener un perfil de bajo riesgo, poniendo el foco en hipotecas y consumo con clientes ya existentes, y mejorando el proceso de recuperación y reducción de activos no productivos.

Banca digital y sostenibilidad

A través de un modelo de inversiones selectivas se pretende mejorar y aumentar las actuales capacidades de banca digital, con el objetivo de aumentar las ventas digitales, que pasarían del 11% actual hasta situarse en el orden del 25%, a través de las oportunidades que supone el modelo de banca abierta y en asociación con socios como el Real Madrid o Play Station, así como incrementar los servicios de valor agregado. Además se apuesta por la sostenibilidad en todas las líneas de negocio.

El plan estratégico de Unicaja fue acogido ayer en la Bolsa con una subida del valor del 3,55 por ciento.

Compartir el artículo

stats