Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La estructura del mercado laboral asturiano

Así es el mapa asturiano de los autónomos: el autoempleo supera al trabajo asalariado en 32 concejos

Las alas asturianas concentran el mayor número de emprendedores | FADE pide ayudas para diversificar la actividad tras perder el campo 7.167 afiliados en los últimos 15 años

Mujer sirviendo un café. Ismael Herrero

La actividad económica de las alas asturianas –el oriente y el occidente– está sostenida en una amplísima mayoría por trabajadores afiliados al régimen de autónomos, gran parte de ellos ligados al sector primario, a la agricultura o a la ganadería. Son actividades en declive y cuyas afiliaciones descienden desde hace años sin freno. Según los datos recopilados por CEAT, la asociación de autónomos integrada en la patronal FADE, el 41% de los municipios asturianos (32 para ser más precisos) tienen más autoempleados que asalariados. Cuanto más al oriente o más al occidente, más pronunciada es esa intensidad del trabajo autónomo. Para intentar frenar esa tendencia declinante, la patronal asturiana propone un plan de estímulos fiscales que fomente la actividad empresarial en las alas y ayude a fijar población y a diversificar la actividad económica.

Según las cuentas de CEAT, el número de cotizantes autónomos del campo –actividad que ocupa mayoritariamente a los autoempleados del oriente y occidente– no para de descender. En la actualidad, hay 7.242 trabajadores por cuenta propia en este sector. Son 334 menos que en 2020; 3.471 menos que hace justo una década; y 7.167 menos que hace quince años. Ignacio García, presidente de CEAT en Asturias y director de apoyo corporativo de FADE, califica esa evolución como “caída libre”. Y añade: “Lo más preocupante es que la intensidad de la bajada no se frena, va siempre a un ritmo constante, por lo que cabe preguntarse ¿dónde está el suelo?”.

“Lo más preocupante de la actividad agraria es que la intensidad de la bajada no se frena, va siempre a un ritmo constante, por lo que cabe preguntarse ¿dónde está el suelo?”

Ignacio Garcia - Presidente de CEAT

decoration

El caso es que el autoempleo es el último “bastión de actividad económica para los municipios más despoblados”, señala la FADE. El último clavo al que asirse para muchos vecinos. La patronal asegura que “la importancia de los autónomos se multiplica a medida que disminuye la población”. Eso provoca que, por ejemplo, en Illano el 72,7% de los trabajadores sea autónomos; a la zaga, en Somiedo el porcentaje es también muy elevado (71,6%); a continuación aparecen Quirós (67,6%) y Villanueva de Oscos (67,2%). Hay catorce municipios más repartidos por las alas en los que la proporción de autónomos supera el 60%. Son 18 en total los que pasan de esa barrera. Y 32 los que superan el 50%.

En el centro de la región son llamativos los casos de Llanera y Corvera, donde el porcentaje de autónomos no pasa del 9%, debido a su pujanza industrial.

Los concejos más dependientes del trabajo autónomo son los que tienen una base agroganadera más acentuada. Un sector que anda de uñas últimamente, reclamando una mayor atención y más ayudas para poder sobrevivir en condiciones. “La conclusión es que, si desaparecen los autónomos, el territorio se queda sin futuro”, señala Ignacio García. Por esa razón, la patronal FADE urge a los políticos asturianos a tomar medidas de forma urgente que consigan frenar la sangría. “Hace falta un plan de choque como ya hay en otras comunidades autónomas”, señala. Por ejemplo, Aragón aprobó recientemente un plan especial para revitalizar la actividad económica en zonas en riesgo de despoblación que tiene entre sus objetivos la reindustrialización de algunas zonas rurales para ayudar a afianzar población.

En Asturias, destaca García, hace años que funciona lo que se conoce como “ticket rural”, una ayuda para el impulso de actividades económicas en estos municipios, pero el directivo de la FADE asegura que es el momento de dar un paso más. “Hay que dar más facilidades para crear y consolidar sociedades limitadas, favoreciendo estas actividades mediante estímulos fiscales”, sostiene. En su opinión, ese tipo de ayudas ayudaría a que en los concejos orientales y occidentales con mayor especialización primaria florezcan también otro tipo de actividades económicas ligadas con el sector industrial y los servicios, para que la dependencia del trabajo autónomo se suavice.

Yolanda Díaz convoca a los agentes sociales el día 7 para una nueva subida del salario mínimo

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha convocado la mesa de diálogo social para el 7 de febrero para negociar un nuevo aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Díaz dijo que convoca la mesa para oír a los agentes sociales y sostuvo que la subida del SMI “no es un producto político”, sino que trata de “mejorar la vida de la gente trabajadora más humilde”. La vicepresidenta pidió a la patronal que sea “coherente” y que apoye la subida del SMI) para 2022, dado que “en tiempos de crisis hay que ser justos y dar más a quien menos tiene”. La última subida (que situó el SMI en 965 euros desde el pasado 1 de septiembre) no contó con el respaldo de los empresarios. Díaz reiteró ayer que “el Gobierno de España va a cumplir con su programa”. Esto significa que “el salario mínimo va a seguir subiendo en España” hasta situarse, según la recomendación de la Carta Social Europea, en el 60% del salario medio español antes de que acabe la legislatura. La pretensión para 2022 es que el SMI llegue a 1.000 euros.

Compartir el artículo

stats