Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pensionistas asturianos cobrarán 5.359 millones este año, más que el presupuesto regional

La paga media se sitúa en 1.272 euros mensuales, un 5,3% superior a la de hace un año, tras las subidas ratificadas ayer por el Gobierno

Jubilados en un parque de Laviana LNE

Los pensionistas asturianos cobrarán este año 5.359 millones de euros. Es más que el presupuesto general del Principado de Asturias para 2022 (5.354 millones) y muy por encima del coste de la mayor obra que está en marcha en la región: la variante ferroviaria de Pajares (3.875 millones, indican las últimas cuentas).

Según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en Asturias se cobraron este mes 300.853 pensiones –un 0,19% más que hace un año– de las que 183.167 son de jubilación. La pensión media en el Principado –incluidas las de jubilación, viudedad, orfandad, incapacidad permanente y en favor de familiares– se ha situado en 1.272 euros, la segunda más alta entre las comunidades autónomas, detrás de la el País Vasco. La pensión media se ha incrementado un 5,3% en el último año por las subidas aprobadas por el Gobierno y por la mayor cuantía de las nuevas prestaciones.

En la última nómina se incluyó la revalorización del 2,5% para el conjunto de las pensiones contributivas, después de haberse aplicado el nuevo mecanismo de revalorización acordado con los agentes sociales y aprobado a finales de 2021. En concreto, el aumento para 2022 es el resultado del índice de precios de consumo (IPC) medio entre diciembre de 2020 y noviembre de 2021 y es igual para los pensionistas de clases pasivas. El incremento es mayor, del 3%, para los beneficiarios de pensiones mínimas y del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI), como también para pensiones no contributivas, como el Ingreso Mínimo Vital.

Si se mantiene constante el gasto de pensiones en Asturias durante todo el año, en 2022 los asturianos cobrarán 5.359 millones de euros. Son 246 millones más que el pasado año y el equivalente a todo el dinero que manejará el Gobierno del Principado durante 2022 para intentar afianzar la recuperación.

Tal como había anunciado el pasado sábado en Gijón el presidente Pedro Sánchez, el Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto con el que revaloriza un 2,5% las pensiones para 2022 en términos generales. También se aprobó el abono a los pensionistas de la llamada “paguilla”, calculada en función del 1,6% de la cuantía de cada pensión, derivada de la menor subida de las pensiones en 2021 (0,9 %) respecto a la inflación media anual (2,5 %). El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, explicó que, para una pensión media en España, esta paga compensatoria ascenderá a 250 euros, que sumados a los 400 euros de la revalorización aplicada ya en la nómina de enero, suponen unos 651 euros de incremento respecto a 2021. En Asturias, con pensiones medias altas, el incremento es de 694 euros.

A 1 de enero, la nómina mensual de las prestaciones contributivas de la Seguridad Social alcanzó 10.745,4 millones de euros, un 6,5% más que el mismo mes del año pasado. En Asturias alcanzó los 382,8 millones, con un incremento del 5,3%, inferior a la media nacional al aumentar en menor tasa el número de pensionistas.

El Ministro confirmó la partida de 6.500 millones de euros para afrontar tanto la subida de las pensiones como la paga compensatoria abonada, que será la última vez que se pague.

El nuevo mecanismo fijado en la reforma de pensiones establece que el 1 de enero de cada año se incrementarán de acuerdo con la inflación media anual registrada en el ejercicio anterior, en tanto que se congelarán en caso de que se registre un índice de precios de consumo (IPC) negativo. Para Escrivá, con la reforma de pensiones puesta en marcha, el país pasa de “un marco que ponía el énfasis en los recortes a otro que garantiza el poder adquisitivo”, dando así “certidumbre absoluta a los 11,5 millones de pensionistas que saben que sus pensiones se revalorizarán con la media de la inflación en noviembre”.

Escrivá avanzó también que la Seguridad Social cerró 2021 con un déficit equivalente al 1% del PIB, dos décimas por debajo de lo previsto, y prevé que se reduzca al 0,5 % en 2022.

Compartir el artículo

stats