Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transporte

Portugal eleva hasta los 2.000 millones la inversión para el AVE entre Vigo y Oporto

El administrador de infraestructuras luso confirma el plan para entroncar con la línea de Lisboa en el aeropuerto de Sá Carneiro | Abre la puerta a otra conexión por Salamanca

Tren Celta y Alvia estacionados en Vigo Guixar. MARTA G. BREA

Portugal continúa perfilando su ambicioso plan de infraestructuras; incluyendo el ansiado tren de Alta Velocidad entre Vigo y Oporto. En un encuentro celebrado en el puerto de Sines con diversos expertos del sector, el director de emprendimientos de Infraestruturas de Portugal, José Carlos Clemente, desveló nuevas líneas maestras del PNI 2030. El documento, publicado por primera vez en diciembre de 2020 y del que no se habían conocido nuevos detalles pese a la lluvia de fondos europeos; desengrana nuevos datos en lo relativo a las líneas e inversiones a ejecutar.

Las primeras cifras presentadas por el administrador ferroviario apuntaban a un desembolso de 900 millones de euros entre Valença y Braga. Este segmento de sesenta kilómetros es el pilar principal de la futura conexión ya que evitaría la lenta Linha do Minho que recorre el litoral por Viana do Castelo. Sin embargo, en este nuevo informe eleva a 1.250 millones el presupuesto para las obras; que mantienen su puesta en funcionamiento en 2030.

Este trazado llegará hasta la freguesía de Tadim, al sur de Braga, y por el momento no se resuelve la integración de la Alta Velocidad en esta ciudad. La opción más probable y barata sería la construcción de un apeadero a las afueras de la misma, un modelo que también estudian para Leiria y Coimbra. De esta forma, se evitaría la entrada en la terminal de fondo de saco o la construcción de un túnel.

Nueva línea de alta velocidad Oporto-Vigo por Sá Carneiro

Vigo-O Porriño

Estudio informativo

en redacción

490

millones

ALTA VELOCIDAD

VIGO-OPORTO

INVERSIÓN

ESTIMADA

EN PORTUGAL

Valença-Braga

Operativo en 2030

1.250

millones

2.OOO

millones €

PARADAS:

Vigo Urzáiz

Valença do Minho

Braga

Aeropuerto Sá Carneiro

Oporto

Aeropuerto

Francisco Sá Carneiro-Nine

350

millones

Oporto - Aeropuerto Francisco

Sá Carneiro

450

millones

65

min

Simón Espinosa

Nueva línea de alta velocidad

Oporto-Vigo por Sá Carneiro

ALTA VELOCIDAD

VIGO-OPORTO

1

INVERSIÓN

ESTIMADA

EN PORTUGAL

2

2.OOO

millones €

PARADAS:

Vigo Urzáiz

Valença do Minho

Braga

Aeropuerto Sá Carneiro

Oporto

3

4

65

min

1

Vigo-O Porriño

Estudio informativo

en redacción

490

millones

3

2

Aeropuerto

Francisco Sá

Carneiro-Nine

350

millones

Valença-Braga

Operativo en 2030

1.250

millones

4

Oporto -

Aeropuerto Francisco

Sá Carneiro

450

millones

Simón Espinosa

Nueva línea de alta velocidad Oporto-Vigo por Sá Carneiro

Vigo-O Porriño

Estudio informativo

en redacción

490

millones

ALTA VELOCIDAD

VIGO-OPORTO

INVERSIÓN

ESTIMADA

EN PORTUGAL

Valença-Braga

Operativo en 2030

1.250

millones

2.OOO

millones €

PARADAS:

Vigo Urzáiz

Valença do Minho

Braga

Aeropuerto Sá Carneiro

Oporto

Aeropuerto

Francisco Sá

Carneiro-Nine

350

millones

Oporto -

Aeropuerto Francisco

Sá Carneiro

450

millones

65

min

Simón Espinosa

Otro de los puntos claves a tratar fue la conexión de esta línea con el Aeropuerto de Francisco Sá Carneiro. Como ya adelantó FARO el pasado mes de enero, IP proyecta un nuevo puente sobre el río Duero y una inversión de 450 millones de euros. Esta extensión serviría como base de operaciones para los nuevos servicios directos a Lisboa en 75 minutos, aunque también de primera parada para los gallegos.

Aprovechando la modernizada línea de Leixões, por el momento se descarta la construcción de un túnel bajo la ciudad entre la estación de Campanhã –que actualmente está siendo reformada para convertirse en intermodal– y el sur de la terminal aeroportuaria, en la parroquia de Guifões.

También se desbloquea el recorrido entre el aeródromo y Nine, que requerirá unos 350 millones. Éste se ejecutará más allá del 2030, por lo que serán necesarios 65 millones para la cuadriplicación de vía en los 5,5 kilómetros que transcurren entre las estaciones de Contumil y Ermesinde, evitando un cuello de botella en el acceso norte a Oporto.

En lo que a los deberes del gobierno español se refiere, el documento tiene en cuenta la futura salida sur de Vigo. El estudio informativo de este trazado deberá estar listo en octubre y a él se sumará una nueva vía desde Porriño que evite su fatídico paso a nivel. De esta forma, los 37 minutos de viaje actuales por Redondela se reducirán a diez.

En caso de que se produzcan retrasos en la ejecución del nuevo puente internacional sobre el Miño –obra de 4,5 km cofinanciada por ambos países– ya se contempla un 'by-pass' que permita conectar la nueva línea de Alta Velocidad con la convencional en Valença. Esta obra, en la que se estudian dos variantes, permitiría seguir prestando servicios en la vieja estación ubicada al pie de la fortaleza.

Pero no todo son buenas noticias para los intereses gallegos. Dentro del “Corredor Internacional Norte”, la presentación también comienza a apostar por una tercera conexión transfronteriza. Se trata de la línea a través de Vilar Formoso en Salamanca, su “salida natural” hacia la Meseta. Según el propio documento es el principal enlace con España y en la década pasada vio sus tráficos crecer un 66%. Esta vía no sería utilizada solamente por pasajeros hacia Madrid, ya que a través del 'by-pass' de Olmedo recientemente licitado acortará su camino hacia Europa vía Burgos.

Obras clave para la UE

La magnitud de las obras obliga a colocar el horizonte de su puesta en marcha en la próxima década pese al máximo compromiso por parte de ambos gobiernos. En el mes de diciembre, la Comisión Europea se sumaba a este interés y consideraba prioritaria la conexión transfronteriza, instando a que estuviera lista antes de 2040.

Sin embargo, hay otro factor que podría acelerar este proceso. Fuentes consultadas por este periódico apuntan a que si la candidatura ibérica para organizar el Mundial de fútbol de 2030 llegara a buen puerto –Argentina, Uruguay, Chile y Paraguay se erigen como su principal rival– ambos gobiernos estarían dispuestos a acometer inversiones complementarias como esta para mejorar la imagen del evento. Esta idea ya se avanzó para la Eurocopa de 2004 celebrada en el país vecino, aunque la necesidad de construir varios estadios nuevos impidió destinar partidas a infraestructuras.

En estos momentos, Portugal está en la recta final de las obras para la inauguración de su primer tramo de vías de Alta Velocidad. Curiosamente, los 90 kilómetros entre Évora y Elvas están lejos de los considerados ejes prioritarios y con una inversión de 422 millones permitirán el tráfico de trenes de mercancías de hasta 750 metros. Esta idea está siendo aplicada en todos los corredores, maximizando la competitividad de los puertos de Sines, Lisboa, Leixões o Aveiro y la apuesta por esta modalidad.

Pese a que España ya ha dado más pasos administrativos, la legislación portuguesa permite reutilizar algunos estudios ya caducados, por lo que ambas obras podrán sincronizarse en el próximo lustro.

Compartir el artículo

stats