Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tiendas asturianas se quedan sin mercancía por el bloqueo a la industria agroalimentaria

Bajan la persiana dos supermercados en Gijón al no tener existencias, mayoristas de fruta cierran por falta de producto y Central Lechera está al borde del colapso

185

EN IMÁGENES: Así está afectando el paro del transporte en Asturias MIKI LÓPEZ

La huelga indefinida de los transportistas ya está reventando toda la cadena de la alimentación en Asturias. De las fábricas lácteas no sale leche, a los mataderos no llegan ni la mitad de la reses previstas y los mayoristas de frutas y verduras se han quedado sin suministro por lo que, a partir de mañana, comenzarán a cerrar y dejarán desabastecidas a las tiendas. Con esta situación, las estanterías de productos frescos de los supermercando empiezan vaciarse y ayer ya cerraron dos supermercados de una cadena en Gijón por falta de existencias.

El vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, aseguró que “no debe haber ninguna incertidumbre”, “se garantizará el abastecimiento de los productos fundamentales para la vida diaria”. Y afirmó que tanto el Principado como el Ejecutivo Central “estamos poniendo todos los medios a disposición y vamos a reforzar la protección de estos bienes de interés general para que no se perturbe más allá de lo necesario la vida diaria de los asturianos”.

Sin embargo, desde la industria agroalimentaria ya se habla de desabastecimiento. Así, el sector lácteo está “al borde del colapso” y el ganadero, “a un paso del desastre”. Central Lechera Asturiana (CLAS) pudo recoger ayer leche en toda Asturias, pero no sabe si lo podrá hacer hoy. El almacén de la cooperativa está “al límite, al borde del colapso”, resaltó un portavoz. Con el agravante de que ni llegan otros suministros, ni pueden sacar producto al mercado: la fábrica está bloqueada. En Asturias CLAS acapara el 50% de las ventas de leche.

La situación es crítica. Tanto que el director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, ha enviado una carta al ministro de Agricultura, Luis Planas, en la que pone como ejemplo a CLAS. “Está bloqueada. En los próximos días tendrá que tirar leche a la alcantarilla con la imagen que eso dará. Llaman a la Delegación del Gobierno, acude la Guardia Civil, habla con los piquetes, sin ninguna detención y sin ser asertivos”, afirma el director general de FIAB. Reseña que cuando en alguna ocasión consigue salir algún camión, los integrantes de los piquetes lo siguen con coches particulares “y luego o le tiran piedras o lo pinchan, una vez fuera del ámbito de actuación de la patrulla que se ha desplazado”. En una ocasión, los propios guardia civiles aconsejaron a un camionero que llegó hasta la planta de Granda que no cargara “para evitar follones”, añade García de Quevedo.

Tiendas asturianas se quedan sin mercancía por el bloqueo a la industria agroalimentaria

El colapso de la capacidad de almacenamiento de CLAS conduciría a no recoger más leche entre los cooperativistas, que viven la situación angustiados. El productor llanisco Martín Pérez Valle pudo entregar ayer la leche a CLAS y nadie le advirtió de que podría haber problemas el domingo (entrega cada dos días), pero no las tiene todas consigo. “Si dejan de recoger habrá que tirar la leche, la cosa está muy fastidiada, estamos al límite”, señala el ganadero, que entrega unos 6.000 litros cada dos días y que cree que no podría aguantar más allá de una semana si CLAS deja de recoger leche: “Habría que empezar a echar el candado”.

“Incertidumbre y miedo” son las sensaciones que dominan estos días a los responsables de la cooperativa agraria Campoastur, con servicios integrales en el medio rural y 2.300 productores. “Falta materia prima para hacer los piensos. No sé si no acabaríamos ya hoy (por ayer) las reservas”, resaltó la presidenta de Campoastur, Mari Cruz Fernández, que añadió que “a las vacas no podemos dejar de alimentarlas, así que solo deseamos que esto se solucione rápido” porque la huelga está provocando en todo el sector agroganadero “unas pérdidas enormes”. “La situación es crítica en muchas ganaderías ya que no vamos a poder suministrar pienso, no nos llega materia prima”, señaló un portavoz de De Heus Nutrición Animal (la antigua Biona).

La Asociación Nacional de Industrias de Carne de España (Anice) denunció que la huelga de transportes esta ocasionando grandes problemas en la cadena alimentaria. Manuel del Busto, director del Matadero de Mieres, señaló que “están entrando la mitad de los animales que deberíamos tener, solo llegan los remolques de ganaderías pequeñas”. Del Busto manifestó su esperanza de que el conflicto se solucione “cuanto antes” porque si no “dejará de haber mercancía en las carnicerías y supermercados”.

Almacén de Clas en Granda, repleto.

Con las frutas ya empieza a haber serios problemas de abastecimiento. No llegan a Mercasturias y a los grandes distribuidores. “Por primera vez cerraremos un sábado porque no tenemos mercancía”, señalaron fuentes de Fruasa.

Con este panorama, en muchos supermercados de Asturias empiezan a escasear los lácteos y los productos frescos. El desabastecimiento obligó ayer a cerrar dos supermercados de la cadena Lidl en Gijón, los ubicados en la calle Ezcurdia y en la calle Pérez de Ayala. Los trabajadores fueron enviados a sus domicilios con descansos a cargo de la empresa. Los sindicatos recibieron consultas de trabajadores de otras cadenas de supermercados a los que les redujeron ayer la jornada.

Compartir el artículo

stats