Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas, desesperadas por una huelga que no se desinfla en Asturias, hablan de paradas y desinversiones

El Principado adelanta los planes de recuperación del Gobierno a las grandes empresas en una reunión en la que se les pidió ser rigurosos si van a presentar un ERTE por la situación

Piquetes de la huelga del transporte en Avilés. MARA VILLAMUZA

Representantes de las grandes compañías asturianas afectadas por la crisis de precios y la huelga del transporte se vieron ayer con el consejero de Industria, Enrique Fernández, en un encuentro con un doble fin: las empresas plantearon sus problemas y el Principado adelantó, en cierta medida, las soluciones que plantea el Gobierno de España dentro del paquete que se aprobará hoy en el Consejo de Ministros. La situación de las grandes compañías asturianas es “difícil”, reconocieron ayer los presentes en la reunión. Crítica en el caso de algunas industrias que se considera “al límite”. Acosadas por los elevados precios de la energía y la inflación que afecta a las materias primas, la huelga del transporte ha sido la gota que colmó el vaso para muchas empresas afincadas en la región. Ayer, las multinacionales con presencia en el Principado fueron algunas de las más beligerantes. Sus matrices, dijeron, no se explican el enquistamiento de la huelga de los transportistas. Sobre la mesa, según las fuentes consultadas por este periódico, se pusieron la posible pérdida de inversiones a futuro y nuevas paradas en las plantas asturianas.

Las empresas con matriz en el extranjero alertan del riesgo de que se priorice la inversión en otras regiones

decoration

El Principado invitó a 16 grandes compañías, solo Danone no se presentó a la cita. EDP estuvo representada por José Ramón de la Fuente y José Antonio García Martínez. El segundo atendió a los medios a la salida de la reunión que mantuvo con el Consejero de Industria, Enrique Fernández, y los directores generales del ramo. García Martínez señaló algo que confirmaron el resto de fuentes consultadas: la principal preocupación de las empresas, hoy por hoy, son “la huelga del transporte y los ERTE”. Los empresarios son cautos respecto de las medidas que anunciará hoy el Gobierno. “Hay que esperar al Consejo de Ministros para tener una visión concreta sobre su impacto”, señalan.

En la reunión también estuvieron presentes Philippe Meyran, primer ejecutivo del Clúster Asturias de ArcelorMittal, Iván Luis Menéndez Díaz (director técnico en Cementos Tudela Veguín) y José Luis Sáenz de Santa María responsable de Relaciones Institucionales, en representación del Grupo Masaveu; Jaime Arias Zapico, director de Asturiana de Zinc; José Manuel Flórez, director de operaciones de CAPSA; Pedro Ruiz Carrelo y Begoña Martínez, de Moreda Riviere Trefilerías; el director industrial de Saint-Gobain Glass, José Alberto Gabás Boned; el presidente de Alimerka, Alejandro Fernández; Abel López, director financiero de Hiasa-Gonvarri; Ricardo Cabeza, director general de El Gaitero; Nuria Menéndez y Cristina Orejas, directora general y directora de recursos humanos de Orovalle respectivamente; el presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal; José Luis Caravia, consejero delegado de Asturquimia; los directivos de Toscaf Jorge Ángel Enjamio Vázquez y Vicente Peña Ochoa y una representación de Ence compuesta por Luis Claudio Zynger (director de la biofábrica de Navia) y Alejandro Oliveros García, director de ordenación forestal.

En la reunión, Ence afirmó que tendrá que parar “en breve” si sigue sin recibir suministro de madera

decoration

Las empresas invitadas a la reunión son algunas de las grandes compañías que más están acusando la crisis de las últimas semanas. Algunas han parado plantas o están a las puertas de hacerlo y, otras, ya han planteado nuevos ERTE para superar la falta de producción en sus compañías. Según las fuentes consultadas, el director general de Empleo, Pedro Fernández-Raigoso, reiteró a las empresas que debían “justificar muy bien” sus regulaciones de empleo en esta situación.

Algunas compañías adelantaron situaciones límite. Según los presentes en la reunión Ence adelantó al Principado su necesidad de “dejar de producir” por la imposibilidad de recibir suministro de madera. Según los empresarios presentes, la papelera con sede en Navia anunció que la parada sería en los próximos días. Según fuentes de la propia empresa, de momento siguen produciendo y solo han paralizado una de sus líneas acabadoras de celulosa.

La reunión de las grandes empresas con la Consejería de Industria. Luisma Murias

El CEO de ArcelorMittal para las plantas asturianas, el francés Philippe Meyran, pidió medidas para frenar la huelga del transporte. La primera industria por tamaño de la región atraviesa una situación compleja y lamenta el enquistamiento de un cierre patronal que los ha llevado a parar parte de sus líneas acabadoras por la falta de materiales.

Fernández adelantó a las empresas la posibilidad de acogerse a ayudas de hasta dos millones

decoration

Las multinacionales alertan de la posibilidad de que la mala situación de Asturias convierta a la región en un lugar menos atractivo para las compañías, que puedan priorizar instalaciones en otros puntos de España o Europa para seguir creciendo. “Las matrices no se explican cómo una Ministra dice que el paro es residual y nosotros tenemos que explicar que en Asturias se está paralizando la economía, eso no es serio”, señalaron fuentes de una multinacional con presencia en Asturias.

Enrique Fernández hizo un llamamiento a los transportistas a dejar a un lado la huelga. Aunque recalcó que entiende su situación y su fuerza, pidió que las llevasen a una mesa de negociación y no a la calle, antes de producir daños irreversibles en la economía. El responsable de Industria cree que el “revés” del transporte, la guerra y la inflación han generado “grandes dificultades a la industria asturiana”. “Es importante que haya una colaboración máxima y que se pongan sobre la mesa el mayor número de ayudas y estímulos posible”. En ese sentido, el Consejero habló también de las posibles ayudas habilitadas por Europa que seguirán al plan de choque del Gobierno. La UE abre la puerta a subvencionar hasta los dos millones de euros los sobrecostes energéticos de las grandes empresas. El Principado también señaló su escasa capacidad de actuación por el reparto de competencias, pero puso sobre la mesa su voluntad de “empujar lo que haga falta”. Esas ayudas a las electrointensivas deberá aprobarlas el Gobierno de España, que puede elegir otros sectores que priorizar.

Compartir el artículo

stats