Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guerra en Ucrania

Las 20 grandes empresas españolas que siguen en Rusia pese a la invasión de Ucrania

Zelenski redobla su ofensiva contra compañías españolas como Maxam, que produce hierro en los Urales, plomo en Siberia y diamantes en Alrosa

Las 20 grandes empresas españolas que siguen en Rusia.

Un suburbio del sudeste de San Petersburgo que quería ser el Detroit de Rusia, en referencia a la antaño capital estadounidense del motor. Así se autodefinía hace una década Novosaratovka, municipio de influencia alemana bañado por el río Neva que hoy apenas supera los 500 habitantes. Su ubicación geográfica, en cambio, le convierte en un enclave estratégico de la región de Leningrado y beneficia a complejos allí situados como Utkina Zavod, terminal logística conectada por carretera con las principales rutas del transporte de mercancías del país. Gestionada por la empresa Multinational Logistic Partners, cuenta con inquilinos como Hoff, X5 Retail, Total Terminal y un español, Antolin, auxiliar de automoción propiedad de la familia del mismo nombre. 

Antolin aterrizó en Rusia en 2011 para acompañar a los clientes del automóvil a los que suministra componentes como revestimientos de techos o interiores de puertas. Lo hizo de la mano del entonces gobernador de la región de Leningrado (Valery Serdyukov), que con el fin de crear un gran centro industrial de automoción y atraer inversiones extranjeras ofrecía suculentos incentivos fiscales (sobre el impuesto de sociedades o la propiedad comercial). Allí acudió Antolin, que construyó una fábrica con una inversión inicial de 14 millones de euros. Se estrenó produciendo en el suburbio de San Petersburgo paneles para las puertas de los coches Hyundai y elevalunas para Renault. 

Desde San Petersburgo, el grupo creció a otra zona, Nizhny Nóvgorod, al este de Moscú, donde instaló su segunda planta de producción en 2014. La actividad en Rusia, donde emplea a unas 149 personas, le generó unas pérdidas antes de impuestos de 74.414 euros en 2020, último ejercicio con datos disponibles, según su memoria.

Antolin es una de las casi veinte grandes empresas españolas que hoy continúan en Rusia, a pesar de la invasión de Ucrania, en diferente estado de actividad, según datos que acaba de hacer públicos Yale School of Management. La institución académica indica que siete de ellas continúan operando: la siderúrgica Acerinox, la empresa de piscinas Fluidra, los grupos de alimentación Borges y Fuertes (El Pozo), la empresa de minería Maxam -cuestionada este martes por Volodímir Zelenski en el Congreso por hacer negocios con Rusia-, la cerámica Lladró y la propia Antolin. Otras dos, la empresa turística Amadeus y la cooperativa hortofrutícola Anecoop, están en proceso de reducción de sus operaciones, mientras que las que han suspendido su actividad, pero sin retirarse del todo y dejando la puerta abierta a reanudarla, son Amrest, Cíe, Gestamp, Inditex, Mango, Roca, Tendam y Tous, según Yale. 

El grueso de estas empresas se empezó a implantar en el país a partir de 2003. Fue así a pesar de las dificultades que existían en Rusia por la inseguridad jurídica relacionada con las inversiones extranjeras. Había vacíos legales, corrupción y riesgo de apropiación ilegal de la propiedad, entre otros problemas. La llegada de estas compañías a Rusia, sobre todo las industriales, no se realizó para deslocalizar y abaratar costes, como sí sucedía en China. El objetivo era, en cambio, estar implantado allí para poder vender en el mercado ruso. El tamaño tan grande del país provocó que estas empresas se instalaran con una visión regional, siendo las áreas de Moscú y San Petersburgo las preferidas. 

Este motivo es uno de los que provoca que hoy algunas de estas fábricas siguen abiertas, al estar trabajando para el mercado ruso y tener clientes y contratos que satisfacer, según fuentes de las propias empresas, a pesar de las sanciones económicas a las que se exponen por parte de EEUU y la Unión Europea. Antolin explica que ha paralizado una de las dos fábricas, mientras que la otra está trabajando para algunos de sus clientes. "Estamos monitorizando y analizando la situación permanentemente para adaptarse a la situación de nuestros clientes", indican fuentes de la empresa.

Compartir el artículo

stats