Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón tilda de “falta de respeto” que Danone no le trasladase su plan de cierre

El Presidente anuncia que el Gobierno será “contundente” y pide la unidad de todos los grupos y sindicatos para defender los empleos

Fábrica de Danone en Salas. Miki López

La decisión de Danone de cesar su actividad en su planta de Salas cayó el viernes como un jarro de agua fría sobre el Gobierno de Asturias. Los socialistas sabían desde el pasado jueves, como buena parte de los círculos empresariales asturianos, que una multinacional anunciaría su salida de la región, pero no conocían la identidad de la compañía. La empresa alimentaria no comunicó sus intenciones al Gobierno regional hasta que les dio la noticia a los trabajadores. Eso, a juicio de Adrián Barbón es “una falta de respeto”. En un acto en Laviana junto al presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, Barbón reiteró sus críticas contra la decisión de Danone que tilda de “injustificada” y fruto de “la avaricia empresarial”.

Revilla también se pronunció sobre la decisión de la empresa, apuntando que “no tiene explicación”. A ojos de los dos presidentes autonómicos, el negocio lácteo está en auge desde la pandemia y las empresas están obteniendo beneficios. “Hay materia prima, hay consumo... Parece mentira que la industria agroalimentaria se está disparando, está creciendo y por lo tanto no vemos justificación”.

Barbón anunció que el Gobierno va a ser “contundente” y pidió el apoyo y la unidad de todos los grupos políticos y organizaciones sindicales para hacer frente a la decisión de la empresa. El objetivo tanto del Gobierno como del ayuntamiento de Salas es conseguir un acuerdo con la empresa para conseguir una rectificación y la continuidad de la actividad en su planta de Salas. Esta semana, en principio, tanto las consejerías de Industria como de Medio Rural y el propio Consistorio salense se reunirán con representantes de la multinacional para tratar de impedir un nuevo mazazo sobre un concejo ganadero muy castigado por la despoblación.

En la planta de Salas, Danone emplea a 79 trabajadores. La decisión de la empresa, según lo comunicado el viernes a los sindicatos, es cesar su actividad a finales de año. Mañana el comité de empresa se sentará con la dirección para con el objetivo de conocer los planes de la compañía, que todavía no ha aportado detalles.

Hasta el momento, la empresa no ha pronunciado la palabra cierre, por lo que no habría que descartar que la salida de Asturias de la multinacional no pasase por una venta de la planta que garantizase, al menos, una parte del empleo.

Compartir el artículo

stats