Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Precio del combustible

El ahorro se esfuma: los carburantes ya son más caros que antes de las ayudas públicas

El litro de gasolina 95 se ha elevado en seis céntimos, por cuatro del gasóleo, pese a que el precio del barril Brent ha bajado | La flota pesquera de gran altura, en la cuerda floja

Imagen original: dos clientes en una gasolinera de Vigo. José Lores

España fue uno de los últimos países europeos en poner en marcha un subsidio público para abaratar los carburantes y poner con ello un pequeño dique de contención a la subida del coste de la vida. El Gobierno lo ejecutó forzado por un caótico paro de transportistas y el amarre de la flota pesquera de bajura, con el litro camino de los dos euros. Fueron veinte céntimos, 15 de aportación pública, incluidos dentro del paquete de medidas de respuesta al vendaval económico derivado de la invasión de Ucrania. Un subsidio tan rutilante y fugaz como los fuegos artificiales: su efecto en las carteras, aunque sí ayudó a rebajar la presión inflacionaria en el mes de abril, ya ha desaparecido. Los precios no solo son veinte céntimos más caros ahora que antes de la guerra, sino que están por encima de cómo cotizaban cuando el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, anunció el bono descuento. Si el 29 de marzo el litro de gasóleo se pagaba en Galicia, de media, a 1,89 euros, hoy supera holgadamente los 1,95 euros. Y lo mismo sucede con la gasolina, que en este periodo ha subido en más de seis céntimos en las estaciones de servicio de la comunidad.

Hay dos conclusiones claras: primero, que las ayudas públicas han quedado anuladas en su objetivo de contrarrestar el impacto de la guerra; segundo, que, en comparación con los precios previos a la puesta en marcha del subsidio, los conductores gallegos están ahorrando escasos diez céntimos por litro, más de lo que está gastando el erario público. Pero es más, este rally en los precios se produce al mismo tiempo en que se ha producido una contención en la cotización del barril de Brent, que es el indicador de referencia para el precio de petróleo en Europa. El 29 de marzo, después de que Sánchez anunciara la puesta en marcha del subsidio, el Brent se pagó 111,49 dólares; a cierre de esta edición, el barril costaba menos de 108 dólares. Así que, con el crudo más barato en los mercados internacionales, llenar un depósito de gasolina 95 (de 55 litros de capacidad) cuesta 3,5 euros más, y uno de gasóleo es otros 2,2 euros más caro.

Mientras que en el conjunto de España –con Baleares y Canarias– ambos carburantes se mantienen en los 1,8 euros el litro, en Galicia enfila de nuevo el camino de los 2 euros. Este lunes, según consta en los informes oficiales del Ministerio para la Transición Ecológica, hasta medio centenar de estaciones de servicio –ninguna en Galicia– cobraban más de dos euros por el litro de diésel. Eso sí, las que marcaban 1,999 euros eran multitud: casi 130 en todo el territorio nacional.

Los barcos

El efecto del bono descuento se ha esfumado también para la flota pesquera, cuyo umbral de rentabilidad desaparece cuando el litro de gasóleo sobrepasa los sesenta céntimos. El poste marítimo de Vigo marcaba este lunes un precio de 1,14 euros el litro, y en los de Arousa superaba sin dificultad los 1,2 euros. El sector ya ha retomado las reuniones para valorar este escenario, como confirmaron a FARO fuentes de armadoras congeladoras y de gran altura. En Montevideo, por ejemplo, puerto de abastecimiento para buques que operan en el Cono Sur, el diésel se paga por encima del euro. En ninguno de los grandes puertos de referencia para la flota de capital gallego (Mindelo, Walvis Bay o Durban) cotiza por debajo de ese umbral. Es una situación especialmente compleja para las armadoras que deben repostar en otros países, donde no se aplica el bono descuento del Gobierno.

La saudí Aramco, camino de ser la empresa más valiosa del mundo

La petrolera estatal Saudi Aramco, cuyas acciones llegaban a marcar este lunes su mayor precio desde la salida a Bolsa de la compañía en diciembre de 2019, ha recortado sustancialmente la distancia con Apple como compañía cotizada más valiosa del mundo, después de que las acciones del fabricante del iPhone hayan abierto la sesión a la baja. Las acciones de la petrolera saudí concluyeron la jornada en el mercado Tadawul con una subida del 0,22%, hasta los 45,95 riales, tras haber llegado a cotizar brevemente en un máximo intradía desde su OPV de 46,25 riales, lo que situaba su capitalización bursátil en 9,19 billones de riales (2,44 billones de dólares o 2,32 billones de euros).

La subida de los precios del petróleo ha impulsado al alza los títulos de Aramco, que se han revalorizado un 31% en lo que va de año y más de un 43% respecto del precio de 32 riales fijado para su salida a Bolsa el 11 de diciembre de 2019. De su lado, las acciones de Apple cotizaban este lunes con caídas superiores al 2,5%, lo que rebajaba el precio unitario hasta los 153,19 dólares, con una capitalización bursátil de unos 2,48 billones de dólares (2,35 billones de euros).

Compartir el artículo

stats