Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivienda

Las hipotecas variables se hunden a las puertas de la subida de tipos

La banca ya ha iniciado el proceso para encarecer los contratos a precio fijo y hacer más atractivos los que se renuevan a un año

Una publicidad de hipotecas en una entidad financiera en València. M. A. Montesinos

Las hipotecas a tipo variable se situaron de media al cierre de 2021 en el 25,1% del total, aunque solo en el mes de diciembre bajaron al 22,3%. Por tanto, cayeron a niveles desconocidos, según el último informe de la Asociación Hipotecaria Española (AHE). Se trata de un descenso que ha sido progresivo desde que en 2016 el Banco Central Europeo (BCE) situó el precio del dinero en el cero por ciento. Un año antes, las hipotecas a tipo variable representaban el 62,9% del total.

La caída de este tipo de contratos obedece a la política más agresiva por parte de las entidades financieras para redirigir a sus clientes hacia las hipotecas a plazo fijo, que garantizan una cuota permanente durante la vida del préstamo pero a un coste mayor, sobre todo cuando el euríbor, la principal referencia hipotecaria, estaba en negativo. Todo ello con el objetivo de mejorar sus márgenes, muy dañados por la decisión del BCE.

Sin embargo, la situación ha variado sustancialmente en estos momentos. Por un lado, el euríbor ha vuelto a terreno positivo, aunque por muy poco: el 0,013 %. Por otro, con la inflación desbocada, el BCE se dispone a seguir los pasos de la Reserva Federal de Estados Unidos y del Banco de Inglaterra y subir los tipos de interés. Su vicepresidente, Luis de Guindos, anunció que tal senda podría iniciarse este verano.

Así las cosas, es previsible que en los próximos informes de la AHE se constate un progresivo incremento de las hipotecas a tipo variable. Y es que las entidades financieras huelen ya que este tipo de contratos se aprestan a ser más rentables para sus arcas y han iniciado políticas de encarecimiento de los referenciados a tipo fijo y para hacer más atractivos a los variables.

Coste

Un usuario que tenga una hipoteca a 25 años de 150.000 euros con un interés del euríbor más un punto va a pagar este año una cuota de 566 euros, lo que implica 33 más al mes si se le revisa el contrato con el dato de abril. En total, casi 400 euros más al año, según los cálculos publicados el miércoles por el portal HelpMyCash. La entidad cita al departamento de análisis de Bankinter, que pronostica que el euríbor cerrará el año en el 0,40% y llegará al 0,80% en 2023. En este último caso, y siguiendo el ejemplo anterior, la hipoteca pasaría de 533 a 621 euros. 88 más al mes o 1.059 de sobrecoste anual.

El portal incide en la nueva política de la banca y augura que los clientes que quieran hipotecarse a corto y medio plazo "van a tener que empezar a olvidarse de las hipotecas fijas baratas, al menos a las que nos habían acostumbrado los bancos durante los últimos años". Si a finales de 2021 se podía contratar una fija al 1%, "ahora resulta complicado contratar una por debajo del 1,7%. Y si no se dan prisa y la contratan pronto, probablemente se encuentren unos intereses todavía más altos en un futuro cercano".

Compartir el artículo

stats