Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Danone ofrece prejubilar a la mitad de la plantilla de Salas y buscar empleo al resto

La multinacional aseguró al comité laboral que el plan de recolocación perdurará hasta que todo el personal consiga un puesto de trabajo

La fábrica de Danone en Salas. Miki López

La propuesta que la compañía alimentaria francesa Danone ha planteado a la representación laboral de su factoría de Salas consiste en la prejubilación de la mitad de sus trabajadores y la búsqueda de empleo, con garantía de recolocación, para el resto del personal fijo.

Danone anunció hace una semana su voluntad de cesar en la actividad fabril en su factoría de Salas, que data de 1981. Desde el pasado martes se ha puesto en marcha un proceso de diálogo de la empresa con la representación laboral y con las autoridades regionales y locales. También se sabe que hay contactos por parte del Ministerio de Industria.

De los 79 empleos de la fábrica asturiana, el 10% son temporales. Para el personal de plantilla, la multinacional ha hecho una propuesta consistente en ofrecer prejubilaciones al 50% de los trabajadores. Hay 46 personas (el 58% del total de los empleados) con más de 52 años.

Para el resto, la compañía ha planteado un compromiso de recolocaciones por dos vías. Una es un plan de formación y de recualificación para la mejora de la empleabilidad del personal. La empresa se comprometió a garantizar la recolocación del 100% de las personas que mantengan una búsqueda activa de empleo, de manera que el programa de acompañamiento por parte de Danone no tendrá caducidad mientras quede un empleado sin recolocar. La otra opción es una oferta de la empresa para otorgar al personal de Salas prioridad para ocupar las vacantes que se produzcan en otros centros de producción del grupo en España. Además de oficinas y servicios centrales en Madrid, Barcelona y Tenerife, y de manantiales y plantas de envasado de agua mineral en Granada, Guadalajara y Girona, Danone posee fábricas en Parets del Vallés (Barcelona), Aldaia (Valencia) y Tres Cantos (Madrid).

Para cesar en su actividad en Salas y trasladar sus líneas de producto a la factoría que el grupo tiene en Pays de Bray (Francia), Danone alegó la caída de ventas de los derivados de queso fresco y postres que se elaboran en Asturias, fundamentalmente el Danonino, que representa el 80% de la elaboración que se hace en Salas. El desplome de la población infantil (principal segmento consumidor del Danonino) y cambios en la pautas y tendencias de consumo han supuesto un retroceso progresivo del volumen de producción, que en la última década menguó a menos de la mitad.

La empresa argumentó a los trabajadores que las últimas innovaciones que se hicieron (dentro de las “restricciones técnicas” de la planta) para incorporar nuevas gamas de productos de Salas con el propósito de cambiar la tendencia no dieron el resultado que se esperaba en las ventas. La plantilla confiaba en recibir un nuevo producto de queso fresco con alto contenido proteínico para deportistas pero la elaboración fue adjudicada a la factoría de Tres Cantos (Madrid). Según fuentes laborales, la empresa adujo inconvenientes logísticos.

La fábrica de Salas es la menor de las 18 que tiene Danone en Europa, según el informe entregado por la empresa a la representación legal de los trabajadores, lo que le dificulta para generar economías de escala y aliviar el peso de los costes sobre producciones largas. El director financiero de la multinacional, Juergen Esser, dijo en abril: “Estamos trabajando muy activamente para arreglar nuestros activos de bajo rendimiento”. El comité laboral sostiene, no obstante, que la fábrica está en buenas condiciones, por lo que confían en que aparezca un comprador solvente que garantice la continuidad industrial de la factoría.

Compartir el artículo

stats