Con la inflación llamando a la puerta de los hogares y el Índice de Precios al Consumo disparado como nunca cientos (o quizá miles) de hogares en España están pendientes de la fecha de cobro de las pensiones. Desde que la crisis de 2008 azotara a los hogares españoles dejando a muchos con todos sus miembros en búsqueda activa de empleo son muchos los trabajadores que esperan que sus padres o sus abuelos cobren la pensión a la que tienen derecho para poder sostener la economía familiar.

En los últimos meses varios bancos (entre ellos muchos de los que eran cajas de ahorros en su día) han decidido adelantar el día que se cobran las pensiones. Concretamente muchos han empezado a pagarlas el día 22, casi una semana antes de lo que se paga en otros bancos. Es una forma de atraer clientes que en no pocas ocasiones necesitan ese ingreso para algo tan básico como es conseguir pagar facturas como la del gas o la luz que en los últimos meses ya venían sufriendo alzas importantes pero que han acabado por estallar teniendo cuenta los elevados precios que genera en los combustibles la invasión rusa de Ucrania.

Los bancos cambian la fecha de cobro de las pensiones: este es el día del mes que cobrarán los jubilados

Los bancos cambian la fecha de cobro de las pensiones: este es el día del mes que cobrarán los jubilados A.D.

Según la última estadística hecha pública por el Instituto de la Seguridad Social la cantidad que cobres de pensión varía (y mucho) según la comunidad autónoma en la que vivas. Aunque esa información tiene matices. Es decir: la cuantía no varía si has trabajado de lo mismo y durante los mismos años que otro español que viva en otra comunidad autónoma. Lo que pasa es que cada territorio tiene una realidad diferente.

De hecho Asturias y País Vasco son las dos comunidades en donde tradicionalmente se cobran las pensiones más altas. Pero eso tiene que ver básicamente con el tipo de pensiones que se pagan. En el caso del Principado las jubilaciones de quienes han trabajado durante parte de su vida en la minería tienen mucho que ver con los altos costes que supone el pago de las pensiones en la comunidad autónoma.

Lo que parece claro es que uno de los retos futuros del Pacto de Toledo (en donde están representados todos los partidos políticos) pasa por garantizar a futuro la continuidad de las pensiones. A lo largo de los últimos años el propio gobierno central ha intentado elaborar diferentes protocolos a la par que ha impulsado incentivos de planes de pensiones privados para tener la garantía de que las personas que se van a retirar en los próximos años (especialmente los del llamado “baby boom”) van a tener garantizado el derecho a una pensión para la que, por otra parte, llevan años cotizando religiosamente.