Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Precio de la luz

La despedida de la tarifa regulada: 787 euros en un recibo de siete días

Un cliente de Iberdrola denuncia facturas desproporcionadas y el incumplimiento de la empresa de hacer lecturas reales del contador

El abogado vigués Roberto Blanco con las facturas. RICARDO GROBAS

El presidente de Iberdrola tardó día y medio en pedir “sinceras” disculpas “en el caso de que alguien se hubiera sentido ofendido” por su evidente salida de tono durante le presentación del proyecto de gigafactoría de Volkswagen en Sagunto (Valencia) el pasado 5 de mayo. “Solamente los tontos que siguen en la tarifa regulada fijada por el Gobierno pagan ese precio”, dijo, en referencia a los valores que la electricidad alcanza en el mercado mayorista, antes de soltar una carcajada en compañía de algunos de los presentes. A través de Twitter, donde Ignacio Sánchez Galán se convirtió en diana de miles de críticas, la compañía intentó relativizar sus frases, “expresadas de forma coloquial”, sin afán “de herir a nadie” por “su máximo respeto por todos los consumidores”. Hay 10 millones en España vinculados a esa tarifa, incluidos los beneficiarios del bono social y buena parte de la cartera de clientes de la propia Iberdrola, como Roberto Blanco, un abogado vigués “alucinado” con sus últimas facturas.

Siguiendo la desafortunada clasificación de Sánchez Galán, él es “un tonto” de la tarifa regulada que en su intento de ser “un listo” del mercado libre pagará 787,03 euros en un recibo de únicamente siete días si la reclamación a las autoridades de Consumo no lo evita.Está claro que se trata de un error porque en mi casa desde luego no hay una central nuclear funcionando”, ironiza Blanco. Tampoco existe un uso excesivo de la calefacción, “prácticamente apagada en estos dos últimos meses”, ni del calentador, “que se pone siempre en tarifa nocturna”.

El abogado achaca la emisión de la factura para un periodo tan corto –del 28 de febrero al 6 de marzo– a la mudanza de comercializador y de tarifa. “Encontramos una oferta de Naturgy en mercado libre y decidimos cambiar”, explica, sin entender cómo es posible facturar una media de 112 euros por día. ¿Reclamará? “Sí, habrá que seguir batallando, no queda otra, pero te aseguro que esto es desesperante”, lamenta. Porque no es la primera vez que la factura llega con susto incluido.

Le sucedió ya en febrero. En aquel momento, el recibo que le cargaron se quedó cerca de los 900 euros para un periodo que iba del 30 de noviembre al 31 de diciembre. “Primero me dijeron que habían estado seis meses si hacer las lecturas reales”, recuerda Roberto Blanco. Una práctica ilegal. La normativa no permite realizar más de dos lecturas por estimación seguidas y, de hecho, la Audiencia Provincial de A Coruña ya condenó a Naturgy por hechos similares, “una conducta abusiva”. “Así que nos mandan colocar unos contadores que se supone que son inteligentes para recibir directamente los datos de consumo, luego parece que no funcionan y se tiran seis meses sin mirarlo”, reprocha. Ahí empezaron las reclamaciones. “Llamo varias veces y nada”, relata Roberto Blanco. “Hace unos días me llamaron para decirme que no son capaces de darme una respuesta y que lo pasan a un departamento especial –continúa–. Es que es todo surrealista”. Las últimas cuatro facturas que recibió el abogado suman más de 2.100 euros por tan solo 96 días de consumo.

Compartir el artículo

stats